¿Cómo relacionarnos entre personas con capacidades diferentes?

Imagen de la última carrera popular que Marsodeto, la federación provincial de entidades pro-personas con discapacidad intelectual y parálisis cerebral, organiza todos los años en Toledo y a la que acuden cientos de corredores.

 

La participación social de las personas con discapacidad ha tenido un impulso significativo en estos últimos años en todos los aspectos de la vida social, económica y cultural. Para ello, ha sido necesario desterrar falsos estereotipos y sentimientos de lástima y compasión, para conseguir relaciones interpersonales entre individuos diferentes dentro de la normalidad. Pues bien, veamos cómo deben ser estas relaciones, en términos generales, con algunas discapacidades:

 

Discapacidad visual (con baja visión o ciegas). Consejos: no agarraremos a estas personas sin preguntarlas y esperar que nos lo indiquen; y si es así, las ofreceremos el brazo e iremos un paso por delante, para dirigirlas y, para ello, procuraremos utilizar expresiones como “a tu derecha”, “detrás de ti”, etc. Hay que evitar, “allí, aquí…” (no significan nada para ellas).

 

Al transitar por un estrechamiento, doblaremos nuestro brazo hacia nuestra espalda para indicarle que se proteja detrás de nosotros. En el caso de escaleras, pondremos su mano en el pasamano e iremos un escalón por delante, parándonos en el primer y último escalón. En un automóvil, colocaremos su mano en el mecanismo de apertura o en la parte más alta de la puerta, si está abierta, y después, colocaremos su mano en la parte más alta del respaldo del asiento.

 

Al hablar, lo haremos directamente hacia la persona y nos presentaremos con normalidad, procurando mirarle a la cara, para que reciba el sonido adecuadamente. Las palabras como “ciego”, “ver”, “mirar” son frecuentes en su vocabulario, por lo tanto, no tengamos reparos en utilizarlas, pero sí con las expresiones compasivas. Si se le ayuda a guardar sus cosas, le informaremos de cómo las hemos dejado y dónde. A la hora de comprar, le dejaremos tocar el objeto, describiéndoselo con detalle. Al estrechar la mano o indicar algún objeto, tomaremos su mano con suavidad y la dirigiremos hacia el mismo.

 

Seguir leyendo...

 

ARTÍCULO DE MERCEDES LOBÓN, experta en protocolo y organización de eventos.