Cómo gastar tu dinero

ZONA DE OPTIMISMO: PEDRO SALVADOR

Li Ka-Shing, el hombre más rico de Asia y a quien la revista Forbes sitúa como el noveno hombre más rico de la tierra recomienda dividir tu salario en cinco partes. Las cinco partes no tienen que ser iguales, sino que tienes que definirlas tú mismo, ya que eres quien mejor conoce tus gastos y tus necesidades. Pero, insisto, lo importante es que repartas en cinco partes, aunque sea con una cantidad muy pequeña para alguna de ellas. Conforme aumente su salario, podrás aumentar tu presupuesto para todas las partidas. Ésta es la propuesta de porciones en las que distribuirlo:

 

Subsistencia. Utiliza una parte de tu salario, ingresos o recursos en pagar tus gastos de modo que vivas de forma razonable. Paga tu renta, tu alimentación, tu ropa, etc. intentando ser prudente al principio. La cuestión es muy sencilla, si esta partida se lleva todos tus ingresos, algo no funciona bien en tus finanzas personales por la razón que sea. En este caso, yo optaría por reflexionar acerca de las verdaderas causas de esta situación y empezaría un plan sistemático para mejorar mi situación económica estudiando cosas nuevas. Además, iniciaría un proceso de adaptación personal a la nueva situación, cambiando sí o sí creencias limitantes. Puedes buscar un coach que te ayude en el proceso, si no puedes hacerlo solo.

 

Ahorro. Ahorra, aunque sea un euro, pero ahorra. El futuro es contingente, es decir, todo puede suceder, desde una crisis del petróleo, a un avión que se estrella contra un rascacielos o puedes padecer una enfermedad inesperada. Todo esto puede afectar a tu estabilidad económica de forma inesperada y fulminante, con lo que un pequeño colchón económico puede darte un respiro. Este punto siempre me hace preguntarme por qué la educación financiera no forma parte del currículum educativo de manera obligatoria. Somos analfabetos financieros y encima convertimos en tabú cualquier conversación sobre el dinero porque en nuestra cultura (no en todas es igual) está mal visto. En fin, ahorra e invierte.

 

Seguir leyendo...