Cinco partidos y un destino

García Page con Juan Ramón Amores, director general de Deportes y candidato a la alcaldía de La Roda

33 diputados se eligen para el parlamento regional, 7 en Albacete (6 fueron en 2015),7 en Ciudad Real (8 fueron en 2015), 5 en Cuenca, 5 en Guadalajara y 9 en Toledo. En 2015 el PP obtuvo 16, el PSOE 15 y Podemos 2. Hoy las encuestas dan ganador al candidato del PSOE, Emiliano García Page, que ha gobernado gracias al apoyo de Podemos; pero la incógnita es, por un lado, la aparición de Vox y por otro el presumible ascenso de Cs, que se quedó a las puertas de tener representación en 2015, y si en Castilla-La Mancha se reproduciría el caso andaluz en el supuesto de que los tres partidos de la derecha sumaran la mayoría.

La paradoja de la política, de los números y de una ley electoral con la que la derecha, entonces encarnada por María Dolores de Cospedal, la única vez que gobernó Castilla-La Mancha, quiso jirabizar el Parlamento regional, como lo definía un antiguo presidente del gobierno, puede hacer que Emiliano García Page consiga menos escaños y sin embargo aumente los votos. Las encuestas le dan ganador en las elecciones del 26 de mayo; pero la duda es si con escaños suficientes, y si no los tiene si Podemos podría ser nuevamente un apoyo o lo podría ser Ciudadanos. Ni una cosa ni la otra están aseguradas: en el primer caso porque Podemos tiene dificultades para repetir los resultados que le dieron dos diputados; en el segundo caso por el alineamiento claro de Ciudadanos con la derecha, espacio político en el que pretende ser hegemónico.
El sondeo del CIS, una vez que ha recuperado la credibilidad perdida por las elecciones andaluzas, al haber sido quien más se acercara a la realidad en las elecciones generales, da al PSOE de Emiliano García Page un apoyo del 40,3 % lo que podría reportarle entre 15 y 18 parlamentarios, siendo la mayoría absoluta 17. Son 4 puntos más que en 2015 que tuvo algo más del 36% y 15 parlamentarios. Los otros dos diputados que necesitó para gobernar se los prestó Podemos al que en esta ocasión el CIS le da un punto más, hasta el 10,9%, y entre 2 y 3 diputados.
El PP que fue el partido ganador con un 37,51% de los votos y 16 diputados obtendría ahora, según el CIS, un 29,8% y entre 11 y 14 diputados. Ciudadanos conseguiría un resultado igual al de 2015 solo que esta vez le serviría para conseguir entre 2 y 3 diputados. Vox, por último, alcanzaría el 6,8% de los votos lo que podría suponerle 1 parlamentario.
Los datos del sondeo del CIS son muy distintos a los que ofrecieron las últimas elecciones generales, en los que los tres partidos de la derecha ganaron ampliamente a los de izquierda en votos y en diputados. Hay que señalar que las entrevistas del sondeo del CIS se realizaron antes de las elecciones generales. Y también hay que señalar que hace 4 años fue el CIS el que más se aproximó a los resultados de las elecciones autonómicas, por entonces periódicos como El País y ABC, que publicaron las últimas encuestas, no daban a García Page más de 10 diputados y la victoria electoral se la concedían a María Dolores de Cospedal.
No es novedad que las elecciones autonómicas ofrezcan resultados muy distintos a las elecciones generales. Recordaba hace pocos días José Bono que el PSOE obtenía en las autonómicas 10 puntos más que en las generales. No son los mismos tiempos, porque entonces prácticamente era un bipartidismo; pero sí una tendencia que tiene mucho que ver con la penetración del partido en los pueblos de la región, hecho en el que coincide con el PP, y en que históricamente el PSOE haya ocupado el papel de partido regional sin que planteara duda alguna sobre la unidad de España. Fue el propio Bono quien acuñó la frase que repetía con frecuencia: “lo que es bueno para España es bueno para Castilla-la Mancha”
Hay otros datos objetivos que pudieran avalar el resultado del sondeo del CIS. Prometió hace 4 años Emiliano García Page que reduciría a la mitad el desempleo y así ha sido, a pesar de que por entonces parecía más un brindis al sol que una realidad posible. Con los 1.687 desempleados menos en el mes de abril Castilla-La Mancha termina la legislatura siendo la primera en España en creación de empleo y la segunda en reducción de desempleo y eso heredando una deuda pública de 14.000 millones de euros; Cospedal había más que doblado su propia herencia en este sentido.
No ha aumentado la deuda García Page y ha conseguido cumplir con el déficit impuesto, lo que supone más ingresos para el futuro; pero también ralentizar la recuperación social del daño que los recortes del gobierno del PP provocaron. Es por eso quizá que García Page siempre ha hablado de un proyecto de ocho años. En todo caso la ley en Castilla-La Mancha impide ser presidente más de ese tiempo.
García Page fue hace cuatro años, ya lo contamos en esta revista, el cabo suelto que se le escapó al gobierno de Cospedal, por donde termino deshilachándose. Durante las dos legislaturas anteriores había gobernado una ciudad tradicionalmente conservadora como es Toledo y lo había hecho además en horas bajas para el PSOE. En el tiempo como alcalde, su segunda legislatura, en que coincidió con un gobierno de la derecha en Castilla-La Mancha, en España y también en la diputación de Toledo fue sometido a un verdadero cerco, como lo fueron todas las organizaciones, asociaciones o medios de comunicación que olieran a progresistas, también lo fueron la sanidad y la enseñanza pública pero eso tenía que ver más con el negocio y aún se padecen las consecuencias, tal fue la gravedad de la acometida.

EL PSOE SE ENCOMIENDA A PAGE

Conocedor por su valedor político, José Bono, de que las victorias electorales se trabajan con mucho tiempo de antelación, con cercanía y sentido común no solo cuando se está en posición débil sino, fundamentalmente, cuando se está en situación de privilegio, Emiliano García Page abrió rápidamente su gobierno y su presidencia a todos los sectores de la sociedad castellano manchega. Una apuesta arriesgada por cuanto esos acercamientos suelen ir acompañados de peticiones casi siempre económicas y en Castilla-La Mancha, sometida a una enorme deuda heredada de la anterior legislatura, dinero no sobra. Eso sin contar con que su gobierno ha tenido que abonar 254 millones en indemnizaciones por sentencias judiciales en contra de la legislatura en que la dirigente popular presidió la comunidad autónoma. Cospedal ha vuelto a su profesión de abogada del estado.
Esa política de acercamiento fue un cambio brusco con respecto al anterior gobierno. De la región desaparecieron la mayor parte de los altos cargos del gobierno del PP que en realidad poco tenían que ver con Castilla-La Mancha, de hecho ni siquiera aquí pernoctaban. Entre otros el muy contestado ex consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, al que el presidente del PP, Pablo Casado, ha intentado recuperar en las pasadas elecciones presentándole como número 8 en la lista del PP por Madrid. Solo salieron 7, entre ellos, porque iba el número 2, un viejo conocido de Castilla-La Mancha como es Suárez Illana a quien en su día el PP quiso hacer presidente de esta región.

En primer plano de izda a dcha, Cristina Maestre, la única castellano-manchega con posibilidades de salir elegida parlamentaria europea,José Borrell, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos


Garcia Page se hizo cargo en primer lugar de un partido desmoralizado, con escasísimo poder institucional en Castilla-La Mancha y desunido, como ocurre siempre con las derrotas. A eso se dedicó en primer lugar, a llegar a acuerdos internos y unirlo; y lo consiguió hasta que vino la crisis a nivel nacional del cuestionamiento de Pedro Sánchez en el que participó muy activamente. Perdió, incluso en la región perdió, pero cuando se trato de volver a ser reelegido secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha volvió a ganar ampliamente y ha conseguido rehacer todos los puentes con los hombres y mujeres que apoyaron a Sánchez en la región.
A pesar de ello no cede nunca en el punto sobre el que pivota desde hace años la política nacional, el tema Cataluña. Encabezó en su partido la oposición a la figura del “relator”, por considerarlo una cesión innecesaria al independentismo y con ello ganó por la mano a los partidos de la derecha al liderar el cambio de actitud del gobierno de Sánchez con respecto a los partidos independentistas.
Opuesto siempre a toda cesión al independentismo, eso le ha llevado a tener buena sintonía con los líderes nacionales de Ciudadanos, especialmente con Albert Rivera. Los resultados de las últimas generales, sin embargo, cuestionan la posibilidad de que este partido apoye a García Page o por el contrario opte por el tripartito de la derecha como en Andalucía en caso de que los números permitan ese gobierno.
‘Castilla-La Mancha, mejor con Page’ es el lema de campaña que el PSOE ha elegido destacando por encima del emblema del partido el nombre de Page, al que ha convertido en sí mismo en un emblema. Aunque el PSOE fue ganador en las últimas elecciones generales en las 5 provincias de Castilla-La Mancha saben que no sería suficiente con repetir esos números. De hecho en las pasadas autonómicas, hace 4 años, el PSOE de Page consiguió más votos que en las últimas generales el PSOE de Pedro Sánchez y entonces se enfrentaba a una María Dolores de Cospedal sumamente poderosa, aunque no menos cuestionada por la manera de gobernar del PP.
La palabra PAGE destaca en los carteles sobre la palabra PSOE que siempre va acompañada de la palabra Castilla-La Mancha, y más aún sobre el logotipo del puño y la rosa que no suele verse y en su lugar figuran las banderas de España y de Castilla-La Mancha juntas. No es el único partido en hacerlo, algo más radical incluso se muestra el PP en esconder la expresión Partido Popular y su logotipo. Han pasado a ser únicamente Populares y la gaviota azul ha dejado de ser de ese color e incluso gaviota, para pasar a un diseño que puede seguir identificándose con un ave y con colores semejantes a los de la bandera de España, aunque el rojo queda un poco anaranjado. Igual por eso de disputar a Ciudadanos la primacía en todos los terrenos.

EL PP SE PRESENTA EN TODOS LOS MUNICIPIOS Y “ESCONDE” A COSPEDAL



En la imagen de izda a dcha Jaime Ramos, alcalde de Talavera, Francisco Núñez, Pablo Casado, Rosa Romero, vicepresidenta del Congreso, Claudia Alonso, candidata al ayuntamiento de Toledo y el alcalde de Guadalajara, Antonio Román.

Francisco Núñez, el candidato del PP que según las encuestas aparece como ganador entre los tres partidos de la derecha, fue también alcalde, en este caso de Almansa durante 2011 al 2018 y presidente de la Diputación de Albacete de 2011 a 2015. Fue designado por Cospedal para sustituirle en una comida que celebró con los presidentes provinciales del partido en el Parador de turismo de Toledo y en la que también estuvo presente el entonces secretario regional y ahora diputado al Congreso, Vicente Tirado.
Francisco Núñez había destacado hasta ese momento por la radicalidad de sus intervenciones contra García Page y su gobierno en el Parlamento regional, lo que sin duda le dio méritos ante Cospedal para escogerle como sustituto. Hace ahora justo un año, en mayo de 2018, protagonizaba un serio incidente en el parlamento regional al decir en la tribuna que “el gobierno de García Page defiende a los asesinos de ETA” , por lo que fue expulsado del pleno por el presidente de las Cortes, Jesús Fernández Vaquero, quien finalmente tuvo que suspender la sesión al negarse Francisco Núñez en medio de una gran excitación a abandonar el lugar.
No fue la única vez en que las intervenciones de Núñez se caracterizaron por un tono insultante; pero una vez elegido presidente del partido comenzó a suavizarlo. Tenía un serio problema y es que la sucesión se había producido tarde, Cospedal había esperado hasta que se dilucidara el congreso nacional del partido en el que se presentó candidata a la presidencia, perdiendo en la primera vuelta. No ha tenido mucho tiempo Núñez para darse a conocer y lo que de él se sabía no ofrecía la imagen serena que la mayoría de los votantes esperan de un presidente de gobierno.
Dio un giro hacia la moderación dialéctica, el mismo que Pablo Casado dio después de las elecciones generales, se olvidó de citar en público a Cospedal, y en su programa electoral comenzó a explayarse sobre los temas sociales, a pesar de que desde el PSOE cada vez que lo hacía le recordaban lo que sobre el mismo asunto hizo su mentora Cospedal cuando gobernó y el la apoyó como parlamentario regional.
No por eso olvidó un eje de campaña que vienen defendiendo desde hace meses: “la defensa de las tradiciones”, lo que le llevó y le sigue llevando a pasearse por todas las procesiones, primero fueron las de Semana Santa, y romerías posibles, al igual que su secretaria regional Carolina Agudo. Un empeño loable porque no es fácil ganar a García Page en asistencia a romerías y procesiones, o en reivindicar la caza y los toros, no en vano en Castilla-La Mancha se cuenta con la televisión pública que más corridas de toros da de todas las autonómicas.
Con todo, el mayor problema para imponer el nuevo discurso del PP en Castilla-La Mancha le vino precisamente del propio presidente del partido, Pablo Casado, cuando un día antes el inicio de la campaña vino a Toledo a presentar la candidatura y el programa de Francisco Núñez a la presidencia de la Junta. Se esperaba también que hablara la candidata a la alcaldía, Claudia Alonso, pero no intervino. Si lo hizo y de manera muy extensa Núñez quien durante casi hora y media intentó desgranar el programa para las autonómicas. Tanto tiempo no le dio sin embargo para acordarse del gobierno de Cospedal, ni para bien ni para mal, aunque sí proponía hacer muchas de las cosas que ella suprimió. Pablo Casado, que le sustituyó en la palabra, se sintió más obligado a ser agradecido con quien con su apoyo fue elegido presidente al vencer a Soraya Sáenz de Santamaría que había sido la ganadora en la primera vuelta. Casado ante candidatos del PP a las municipales y autonómicas en Toledo, reivindicó el Gobierno de Cospedal como el “mejor que ha habido en Castilla-La Mancha. Sin duda alguna. Lo digo con orgullo y reconocimiento”. Justo la reivindicación que desean los partidos de izquierda que haga el PP; pero que Núñez se cuida de hacer.

LA INCÓGNITA PODEMOS

Arriesgada campaña de imagen de Unidas Podemos-IU-EQUO basada en una fotografía de José García Molina sobre una moto con una mirada melancólica hacia el horizonte. De derecha a izquierda Juan Ramón Crespo, secretario regional de IU y candidato por Ciudad Real, María Díaz número 1 por Albacete y 14 en la lista para las europeas, José García Molina y Adela Garrido, candidata por Cuenca.

Podemos plantea muchas dudas de cara al 26M. Su concurso ha sido imprescindible para que el PP perdiera el gobierno en Castilla-La Mancha, ha ocupado una viceperesidencia del gobierno, en la figura de su secretario regional y candidato a la presidencia de la Junta, presentándose por Toledo, José García Molina, y una consejería. A pesar de lo cual no ha logrado una importante visibilidad en su acción de gobierno y por el contrario la ha tenido mayor por los problemas internos que ha padecido, fundamentalmente por las diferencias entre los dos diputados que obtuvo en la pasada legislatura, el propio García Molina y David Llorente, de la corriente Anticpaitalista. Este último no se presenta a la reelección por Guadalajara. García Molina cuando accedió a la vicepresidencia dejó su puesto a María Díaz quien también heredó las diferencias con David Llorente.
Díaz se presenta en dos candidaturas, como cabeza de lista por Albacete y a las elecciones europeas en el puesto número 14. En 2014 Podemos obtuvo 5 diputados en las europeas, aunque la candidatura que propugnaba Izquierda Unida consiguió 6 diputados y en esta ocasión ambos se presentan en coalición.
En realidad Castilla-La Mancha no está bien representada en las candidaturas para Europa. Tan solo la vicesecretaria del PSOE regional, Cristina Maestre, que aparece en el nº 10 de la lista tiene prácticamente asegurada la elección. Salvo las dos citadas, el resto de candidaturas no cuentan con representantes de la región.
Con todo las dudas sobre Unidas Podemos vienen de los resultados de las elecciones generales, donde sufrieron un fuerte retroceso, perdiendo las dos diputadas con que contaban, una en Toledo y otra en Albacete y siendo el quinto partido más votado, por detrás de Vox. Sin embargo la encuesta del CIS habla de una recuperación, le vuelven a situar por delante de Vox y de Ciudadanos, e incluso le dan un punto más que en las pasadas elecciones autonómicas, ofreciendo una horquilla de entre 2 y 3 parlamentarios. La diferencia con respecto a 4 años atrás es que en esta ocasión Unidas Podemos se presenta en coalición con IU y con EQUO.


LA ENCRUCIJADA CIUDADANOS

Carmen Picazo, la concejala de Ciudadanos por Albacete fue elegida a última hora como candidata a la presidencia de Castilla-La Mancha. Es la única candidata que no se presenta por Toledo.

Ciudadanos tiene un problema similar al descrito con Francisco Núñez; pero mucho más agudizado y es que apenas es conocida su candidata a presidir el Gobierno regional. La hasta ahora concejala de Albacete, Carmen Picazo, fue elegida a última hora por la dirección nacional del partido, ayudándola a ganar las primarias. Para ello hizo que se retirara de la competición Orlena de Miguel, la que hasta entonces había sido portavoz de Ciudadanos a nivel regional y que había mostrado intención de presentarse a las primarias.
Solventaba así este partido las diferencias existentes entre el secretario de organización de Cs en Castilla-La Mancha, Alejandro Núñez, y la portavoz Orlena de Miguel, ambos de Guadalajara, a favor de Carmen Picazo. En este caso la candidata a la presidencia se presenta por su provincia de origen, Albacete, mientras que por Toledo el cabeza de lista será el talaverano David Muñoz.
Pero si tiene un problema también cuenta con una ventaja, los resultados de las generales le han supuesto 4 diputados en Castilla-La Mancha, cuando antes no tenían ninguno. Y en las pasadas autonómicas se quedaron a las puertas de obtener otros 4 parlamentarios, aunque tampoco obtuvieron representación. Una mínima subida trae consigo ese importante aumento ya que en las pasadas elecciones autonómicas fue la formación más perjudicada por la ley electoral que aprobó en solitario el PP y que redujo notablemente, a 33, el número de parlamentarios de las Cortes regionales.
Sin embargo el barómetro del CIS dice que obtendrá porcentualmente los mismos votos que en las pasadas elecciones autonómicas, un 8,6%, que en esta ocasión podrían suponerles entre 2 y 3 escaños, como consecuencia de la distribución de votos en los demás partidos y por la aparición de Vox. Este hecho, el desconocimiento de la candidata, y el no haber aumentado apenas la implantación territorial del partido en los municipios de la región, además de algunos problemas internos en la elaboración de las listas, podrían justificar que no consolidaran en estas elecciones la subida de las generales.
En todo caso la fuerza de Ciudadanos puede venir por la posibilidad de que dependa de sus parlamentarios el signo del futuro presidente del gobierno.

EL EFECTO VOX

Candidatura de Vox por Toledo a las elecciones autonómicas. El quinto por la derecha es el candidato a la presidencia de la Junta, Daniel Molina, quien días antes del inicio de la campaña fue nombrado por la dirección nacional presidente de la comisión gestora provincial.

Vox es el quinto partido con posibilidades de obtener representación parlamentaria en las elecciones autonómicas, el barómentro del CIS le augura un 6,8% de los votos y entre 0 y 1 diputado. También muy por debajo de las elecciones generales en las que obtuvo en Castilla-La Mancha un 15,2% de votos y 2 diputados.
No ha estado ajeno tampoco Vox a problemas internos que se han concretado en Toledo con el cambio de la comisión gestora provincial solo unos días antes de que comenzara la campaña electoral. Previamente, en el mes de abril, en Toledo capital, el hasta entonces coordinador local, José Luis Sánchez, fue apartado del cargo mientras el entonces coordinador provincial, el abulense de Candeleda y residente en Talavera de la Reina, Luis Miguel Núñez, se ponía al frente de la lista municipal de Vox por Toledo. Días después era éste el que quedaba apartado del número uno de la lista, pasaba a la segunda posición, y en su lugar se situaba al escultor Alberto Romero. Y unos días más tarde también era apartado como coordinador provincial, sustituido por el candidato a la presidencia de la Junta por Vox, el torrijeño Daniel Arias Vargas. La dirección nacional ha elegido una nueva gestora para la provincia en la que junto a Daniel Arias figuran como Vicepresidente Gerardo Ortega, como secretaria Marí Ángeles de la Sierra y vocales Alberto Romero y David Lucas.
Se da la circunstancia de que en noviembre del pasado año la dirección nacional del partido ya destituyó a la anterior dirección provincial que encabezaba el abogado Daniel Molina Álvarez, quien dirigió una dura carta contra el secretario nacional de Vox, Javier Ortega Smith.
Uno de los inconvenientes de Vox para consolidar los resultados en unas elecciones tan próximas como las autonómicas es, además del desconocimiento de su candidato, el escaso número de candidaturas que ha conseguido formar para las elecciones municipales, 43 para una provincia como Toledo de 204 municipios, aunque sí se presentan en la mayoría de las poblaciones que cuentan con un mayor número de habitantes. Este dato contrasta con el de su principal rival para atraer al electorado, el PP, que se presenta en todos los municipios, al igual que el PSOE.

    

Francisco José Gómez Herruz

Latest posts by Francisco José Gómez Herruz (see all)