CIBRA,10 AÑOS DE PELÍCULA

El Festival del Cine y la Palabra ha atraído a grandes cineastas y escritores a Toledo y a La Puebla de Montalbán y ha sido escuela para nuevos profesionales, como la última estrella de Netflix, el joven actor Álvaro Rico que triunfa en medio mundo. Entre el 15 y el 25 de noviembre celebran su X edición con más de 50 actividades.

 

 

Álvaro Rico es Polo, uno de los protagonistas de Élite, la serie de Netflix que tiene enganchados a todos los adolescentes, y no tanto, de este país. En un año el actor toledano de 22 ha pasado de hacer un pequeño papel en Centro Médico a interpretar a Nicolás en 4 episodios de Velvet y a convertirse en una estrella con Élite, con un millón de seguidores en Instagram y de photocall en photocall.

 

A él siempre le gustó la interpretación y desde que era muy joven se sumó a la veintena de amantes del cine y la literatura que durante todo el año trabajan voluntariamente para preparar CIBRA y cuidan hasta el último detalle durante su celebración. Álvaro ha sido varias veces presentador de la gala de entrega de premios y ha actuado muchas veces en ellas u organizando otras actividades. Sus compañeros del festival se emocionan hablando de su éxito. Y también de otros jóvenes “que empezaron colaborando con CIBRA y ahora están en grandes compañías de Madrid, como una voluntaria de iluminación que ya trabaja como profesional en el cine”, señala Marina Sánchez, una de las organizadoras.

 

CIBRA ES EL ÚNICO FESTIVAL DE ESPAÑA Y UNO DE LOS POCOS DEL MUNDO QUE AUNA CINE Y LITERATURA: LAS PELÍCULAS ESTÁN BASADAS EN GUIONES ADAPTADOS DE NOVELAS O DE HECHOS REALES

 

Y no solo ha sido trampolín para algunos por su experiencia en la organización, otros muchos han tenido oportunidad de aprender de los grandes en los encuentros de cine que Reyes Abades, el gran especialista de los efectos especiales del cine español (9 Goyas) inauguró en la primera edición del festival. Por estos encuentros han pasado el gran director de fotografía húngaro Gabor Bennet, que antes de irse de Toledo, ya ciego, quiso ver la exposición de El Greco y dejo a Marina y a sus acompañantes atónitos por cómo recordaba y describía los cuadros.

 

Seguir leyendo...