Castilla La Mancha no acepta los criterios de reparto del fondo nacional no reembolsable

 

7  de junio de 2002.

 

El presidente García Page y parte de su Gobierno durante la conferencia de presidentes esta mañana.

 

El fondo para compensar los gastos sanitarios y educativos ocasionados por la pandemia se repartirá en función de la población de cada comunidad autónoma y no por la afectación que ha sufrido cada una durante la pandemia, por el gasto que ha tenido que realizar, como exigía Castilla La Mancha. «Nos parece absolutamente injusto», ha dicho el vicepresidente de Castilla La Mancha, José Luis Martínez Guijarro. Y así lo ha expresado también el presidente Emiliano García Page durante la decimotercera conferencia de presidentes autonómicos celebrada con Pedro Sanchez esta mañana.

 

El Gobierno regional  considera que el nacional «se ha olvidado por completo de la España vaciada» y no ha tenido en cuenta otros factores (como se tienen siempre en cuenta en el reparto de otros fondos) como las dificultades y el sobrecoste que supone prestar servicios sanitarios y educativos por la dispersión poblacional, como sucede en Castilla La Mancha. «Nosotros, con mucha menos población, tenemos que tener más unidades que Madrid. Muchos meses hablando de la España vaciada y de repente nos olvidamos de todo esto».

 

En materia educativa advierten que tener en cuenta solo criterios poblacionales supone incluir también a la educación  privada en el reparto de esos fondos, por la que han apostado otras comunidades. «En la España privada no hay colegios privados porque no les es rentable la inversión y el sistema público tiene que prestar atención allí en condiciones muy difíciles»,  ha señalado el vicepresidente. «¿Supone esto que vamos a financiar la educación privada con fondos públicos?», se ha preguntado. «Respetamos la educación privada, pero no se puede pagar con fondos públicos».

 

Martínez Guijarro ha señalado que hasta que el reparto de fondos se apruebe definitivamente, van a seguir defendiendo que este dinero se distribuya teniendo en cuenta el grado en que cada comunidad se ha visto afectada por la epidemia y el «sobreesfuerzo» económico que ha tenido que hacer para superarla. «Hay que tener en cuenta la realidad de cada comunidad autónoma».

 

Ese fondo no reembolsable de 16.000 millones que el Gobierno de España distribuirá entre las comunidades autónomas para hacer frente al gasto ocasionado por la pandemia se distribuye en: 9.000 millones para el gasto sanitario, 2.000 para educación y 5.000 para compensar por los ingresos que las comunidades han dejado de percibir. En la nueva distribución se suprimen los 1.000 millones previstos inicialmente para residencias de ancianos y otros mil más para educación. Esos 2.000 van ahora a compensar el sistema educativo.

 

Desde Castilla La Mancha se ha solicitado también que el Decreto que va a regular la «nueva  normalidad»  (previsiblemente se publicará el martes próximo) mantenga la coordinación entre los gobiernos autonómicos y central. Y, también, que sea «muy claro» en las condiciones en las que se retomará el curso escolar el próximo mes de septiembre. Unas condiciones que deben ser viables.

 

«No podemos estar a partir del 21 de junio sin ningún problema en piscina, playa, terrazas, compartiendo transporte público al 100%, chaval con chaval y disfrutando de nuestro ocio; y en septiembre exigir distancia mínima en las aulas, porque no hay espacio suficiente en los colegios y eso nos obligaría a contratar barracones. Ocurriría como ha ocurrido con las epis, que no va a haber para todos a la vez. Eso no es justo ni para los chavales, ni para los profes ni para los padres», ha señalado el vicepresidente.