Castilla-La Mancha colabora en el extinción del incendio forestal en Portugal

Dos aviones de carga en tierra y especialistas en la lucha contra el fuego de Castilla-La Mancha se han trasladado a Portugal.

 

«El Gobierno de Castilla-La Mancha ha enviado a Portugal los dos aviones de carga en tierra que forman parte del programa europeo FIREGRUS, una vez que la Unión Europea (UE) ha activado el mecanismo comunitario de protección civil para proporcionar ayuda al país vecino en el incendio forestal que se declaraba este sábado y que ya ha causado más de medio centenar de víctimas mortales y decenas de heridos. 

Hacia la zona del incendio, en el distrito de Leiria (Portugal), se dirige un módulo compuesto por dos aviones para las operaciones de lucha contra incendios forestales, que ha partido hoy domingo desde la base de Quintos de Don Pedro, en Los Yébenes (Toledo).

Además de las aeronaves, se han movilizado dos oficiales de enlace y un técnico de mantenimiento aeronáutico. Los oficiales de enlace, técnicos del Servicio de Extinción de Incendios Forestales de Castilla-La Mancha (SEIF), son expertos en operaciones aéreas y conocedores del Mecanismo de la Unión Europea para Protección Civil (EUCPM). Se encargarán de asegurar la coordinación entre los aviones y la autoridad local de gestión de la emergencia. Debido a sus amplios conocimientos en la materia, pueden aportar ayuda en operaciones aéreas de lucha contra incendios forestales». Con este comunicado de prensa la consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha informaba de la participación de la Comunidad en el control del incendio forestal que arrasa el distrito de Leiria.

 

Castilla-La Mancha, a través de la Dirección de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, forma parte, por primera vez este año, del programa europeo FIREGRUS, dentro de la línea de trabajo denominada Buffer Capacities, para hacer frente a desastres internacionales, tras haber sido seleccionado junto con Italia.

A través de este proyecto, el Ejecutivo regional pone a disposición de la Unión Europea dos aviones de carga en tierra de los cinco existentes en el Servicio de Extinción de Incendios Forestales del Plan INFOCAM que pueden movilizarse a petición de la European Emergency Response Capacity (EERC) para su despliegue y operación a nivel internacional (países acogidos al convenio con la UE), desde el 15 de junio al 15 de septiembre de 2017, siempre que no sean necesarios en caso de una emergencia regional activa.

UN VERANO DE ALTO RIESGO TAMBIÉN EN CASTILLA-LA MANCHA

El 1 de junio comenzó en Castilla-La Mancha la campaña de Prevención y Extinción de Incendios Forestales, que se mantendrá activa hasta el 30 de junio y en la que participan más de 3.000 trabajadores y 200 medios, coordinados por el plan INFOCAM. El presupuesto asignado para la lucha contra incendios en esta campaña es de 22’3 millones de euros.

El consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, ha reconocido que «el año es complicado debido a la climatología y es fundamental concienciarnos de la importancia de extremar la prudencia en el medio rural y natural”.

EL OPERATIVO

La red de vigilancia de incendios forestales está formada por 110 puestos de vigilancia fija y 40 patrullas móviles compuestas por tres personas y una autobomba ligera (500 litros) o vehículo todo terreno con kit de extinción.

En medios aéreos se dispone de 17 helicópteros para el transporte de brigadas y extinción de incendios y un helicóptero bombardero KAMOV de 4.500 litros de capacidad, así como cinco aviones de carga en tierra y dos aviones de coordinación.

En cuando a medios terrestres, en Castilla-La Mancha se cuenta con 17 equipos de maquinaria pesada; 51 brigadas terrestres; 51 autobomba pesadas; 38 autobombas-retén y cinco nodrizas.

Entre las novedades para esta campaña, se cuenta en el dispositivo con cuatro aeronaves más destinadas a las bases de Alcoba en Ciudad Real, Albendea, en Cuenca; El Serranillo, en la provincia de Guadalajara y la base de Talavera de la Reina, en la de Toledo, lo que implica que durante estos meses de campaña duplicarán su capacidad en cuanto a bombarderos para la lucha contra el fuego.

A todos estos medios contratados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha se suman los medios asignados por la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a nuestra región y la colaboración de la Unidad Militar de Emergencia.

EN 2016 el fuego el fuego quemó 4.649 hectáreas en Castilla-La Mancha, un 9% menos de superficie calcinada que en 2015. El incendio más importante de la campaña pasada, fue el de Liétor, en Albacete, que supuso que ardieran 800 hectáreas.