Casi la mitad de los conductores fallecidos en 2019 circulaban bebidos o drogados

21 de julio de 2020.

 

 

Demoledores los datos que se desprenden de la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) sobre las víctimas mortales en accidente de tráfico en 2019. El 45,5% de los conductores fallecidos (254 personas de un total de 558), circulaba tras haber consumido alcohol, drogas o psicofármacos.

 

De ellos la inmensa mayoría (el 96,1%) eran hombres y el 62,7% tenían entre 25 y 54 años. En cuanto a los vehículos implicados, el 45,3% de las víctimas mortales positivas conducía un turismo y el 42,1% una motocicleta o ciclomotor.

 

Teniendo estos datos en cuenta, «si en 2019 en España solamente hubieran conducido las mujeres (11,6 millones de conductoras frente a 15,6 millones de conductores), en lugar de 254 casos positivos, habría habido solo 10”, ha explicado esta mañana durante la presentación de la Memoria, el director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, Antonio Alonso.

 

El alcohol ha sido la sustancia prohibida en la conducción más detectada en los conductores fallecidos con resultado toxicológico positivo, ya que el 61,8% de los casos analizados dio positivo a alcohol (el 81,5% de ellos con una tasa de alcoholemia muy alta, igual o superior a 1,2 g/L, es decir, con un grado de intoxicación muy severa).

 

Además, el 44,1% había ingerido drogas y el 27,2% psicofármacos. La droga más detectada fue el cannabis (56,3%), seguida de la cocaína (52,7%). En cuanto a las combinaciones de sustancias, las de mayor prevalencia fueron las de alcohol y cocaína (40,41%) y de alcohol y cannabis (32,7%).

 

Entre 2009 y 2018 se apreció una tendencia a la baja en el consumo de alcohol al volante; sin embargo, el año pasado la presencia de esta sustancia volvió a incrementarse un 1,6%. Y más preocupante aún como el consumo de drogas no ha dejado de incrementarse desde 2009, especialmente desde 2016 se aprecia un aumento significativo de cannabis y de cocaína. Si hace once años el 12,3% de los fallecidos conducía bajo los efectos de distintas drogas; el año pasado, lo hacían el 20,1%.

 

Peatones fallecidos en un atropello

 

De 130 casos analizados el año pasado por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, 49 dieron positivo en alcohol, drogas y/o psicofármacos. En un 81,6% de los casos se trata de hombres y un 63,3% del total tenían más de 45 años.

 

De estos 49 casos con resultado toxicológico positivo, un 65,3% había consumido alcohol (y el 78% tenían una intoxicación severa, con una tasa de alcoholemia igual o superior a 1,20 g/L). Un 24,5% habían tomado drogas y el 34,7%, psicofármacos.

 

Los datos incluidos en esta memoria proceden de los casos estudiados en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses a petición de los órganos judiciales para el análisis de las muestras remitidas por los médicos forenses y los diferentes Institutos de Medicina Legal. Si bien no todos los accidentes de tráfico con víctimas mortales son analizados en el instituto, se dispone de una muestra suficientemente amplia y representativa que permite ofrecer resultados estadísticamente significativos que constituyen un reflejo de la realidad nacional.

 

La directora general para el Servicio público de Justicia, Concepción López-Yuste, y el director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), Antonio Alonso, han presentado hoy esta Memoria del INTCF, en un acto en el que también han participado el director general de Tráfico, Pere Navarro, y el fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas.