Cáritas Toledo da fe de que la crisis continúa

Miles de ciudadanos necesitan aún la ayuda de ONGs para obtener recursos básicos.

 

Cáritas Diocesana de Toledo atendió directamente a 15.687 personas y se beneficiaron 40.082 personas durante 2016, un 4% más que el año anterior, según consta en la Memoria Económica del Ejercicio 2016 que esta institución de la Iglesia acaba de presentar.

 

El director de Cáritas Diocesana de Toledo, Antonio Espíldora, ha manifestado que “la falta de empleo, y de un empleo digno, es una de las pobrezas de la actualidad por lo que desde Cáritas Diocesana de Toledo se está trabajando en una de las líneas estratégicas prioritarias, como es la formación y el empleo”.

 

El acompañamiento, la ayuda y la atención individualizada de los usuarios de Cáritas ha supuesto una inversión en la Archidiócesis de Toledo de 4 millones de euros, siendo el programa de acogida y asistencia, con 1,38 millones de euros el que más inversión supuso; seguido del Programa de Ayuda a Enfermos con VIH –Sida (Hogar 2000), con 754.666 euros; personas sin hogar, 532.952 euros.

 

Para el Área de Empleo se dedicaron 305.554 euros; para el área de Economía Social, 266.818 euros; y para la Vivienda 261.333 euros. Además, Cáritas Diocesana de Toledo destinó un importante porcentaje de los recursos a cooperación internacional, 126.000 euros, centrándose en las Emergencias y en el Programa de Ayuda a Cristianos Perseguidos en Siria.

 

Del total de ingresos, el 52,01% procedía de la financiación pública y el 47,99% de la financiación privada. En los gastos, para la gestión de proyectos se destinaron 2,5 millones de euros y para las ayudas directas 1 millón de euros.

 

Espíldora ha dado las gracias a todas las empresas, instituciones, administraciones, socios, donantes y voluntarios que “hacen posible que podamos seguir ayudando a tantas personas en la Archidiócesis de Toledo, personas que llegan a nosotros en busca de esperanza y de acompañamiento”. 2.050 han trabajado para Cáritas Toledo a lo largo del pasado año.

 

El director de Cáritas Diocesana de Toledo recuerda que “necesitamos socios y donantes para poder seguir desarrollando proyectos que se adapten a los nuevos problemas de la sociedad, centrados en el empleo, en la maternidad y en las personas sin hogar”. En este sentido señaló que desde el 1 de enero de 2015 se incrementó la deducción fiscal de los donativos (art. 19 de la Ley 49/2002 de Mecenazgo) a las entidades sin ánimo de lucro. De esta manera, los primeros 150€ donados (en el conjunto de sus donativos realizados como contribuyente en el año fiscal) desgravarán un 50% en 2015 y un 75% en 2016. El resto de su desgravación será del 27,5% al 35%, según diversas circunstancias.

 

LA POBREZA VIVE EN EL PISO DE AL LADO

 

“NO PODEMOS DEJAR LA POBREZA EN MANOS DE LA CARIDAD”