Buena y necesaria novela histórica

TÍTULO: La catedral de los traductores AUTOR: Mariano Calvo EDITA: IV Centenario, Toledo. 352 pags.

TÍTULO: La catedral de los traductores

 

AUTOR: Mariano Calvo

 

EDITA: IV Centenario, Toledo. 352 pags

 

 

 

 

Mariano Calvo es un gran escritor. Y un gran conocedor de lo toledano. Admiro de él su pulcritud, su cuidado, su rigor. Mariano no improvisa, no inventa; no deja nada al azar; estudia e investiga, y después vuelca en el papel, con una prosa precisa y cuidada, ágil, pero no empalagosa; eficaz, pero sin recursos estériles; con fuerza simbólica, con calidad, pero sin estridencias, todo aquello que ha querido contarnos. Y todo esto se manifiesta en este su último libro La catedral de los traductores que ha publicado recientemente, y bien, la editorial IV Centenario.

 

La principal virtud del libro: con su lectura se aprende tanto como se disfruta. La historia es apasionante, porque lo son las disputas que se van sucediendo

 

Mariano es un gran amante de algunos podemos llamar “mitos” toledanos que han contribuido a conformar la historia y el alma de la ciudad: Azarquiel, Garcilaso y otros; y ahora lo hace con esta época tan apasionante que fue la segunda mitad del siglo XII y la riqueza que se vivió con la Escuela de Traductores. Un episodio de enorme valor para la transmisión de la cultura en los difíciles tiempo altomedievales, y que tal vez no haya sido reconocido entre nosotros con la importancia que merece.

 

 

En una reciente entrevista afirmaba que la Escuela de Traductores es la principal aportación de Toledo a la cultura no ya española sino universal. Pienso que no es una exageración. De ahí (entre otras muchas razones) el interés de este libro. Para mí tan importante es la devoción que siente por desvelarnos el alma literaria de Toledo, como la pasión y la paciencia que pone al hacerlo; su dedicación, su paciente investigación, su minuciosidad.

 

La principal virtud del libro: con su lectura se aprende tanto como se disfruta. Su trama novelesca, verosímil, pero con las claves de la ficción, está urdida sobre mil situaciones históricas, de una historia que el autor conoce muy bien y que sabe dosificar a lo largo de todo el libro.

 

La historia es apasionante, porque lo son las disputas que se van sucediendo. La convivencia entre cristianos (mozárabes de un lado pero también castellanos viejos y francos), judíos y mudéjares o musulmanes en la segunda mitad del siglo XII. Los roces entre todos estos grupos y las afinidades y desavenencias que se crean entre ellos. Las distintas formas de entender la fe religiosa, el papel de la Iglesia. También las revueltas dinásticas y las luchas de clanes familiares en los reinos de Castilla y de León y, más en concreto, en la ciudad de Toledo.

 

El libro fluye muy bien; de forma muy ágil. Sin digresiones innecesarias. También aparecen en él con frecuencia los debates entre ciencia y religión; entre razón y fe; o los conflictos entre dos formas de entender el cristianismo: la de los mozárabes, más abierta, más mixta, mas impregnada de la civilización (que no de la religión) musulmana.

 

Y por otro lado, la más ortodoxa, jerárquica, que representa el Císter, los cluniacenses, los francos. Frente a la imagen mítica y dulcificada de la supuesta convivencia pacífica entre “las tres culturas” la novela refleja hasta qué punto eso era falso y cada una de ellas vivía en zonas distintas de la ciudad, con reglas propias, aunque evidentemente había mucha inter-relación entre unas y otras.

 

La ventaja de este libro, que al fin y al cabo es una novela, es que todo ese trabajo de rastreo en los archivos se diluye eficazmente bajo una trama en la que priman los sentimientos, las pasiones, pero en la que no dejan de inquietarnos las tensiones espirituales, raciales, religiosas e ideológicas que mueven a los distintos personajes.

 

En resumen; creo que se trata de una estupenda novela histórica; en el mejor sentido de la expresión; es buena literatura; está muy cuidadosamente y bien escrita; y es buena como forma de acercamiento a un periodo histórico, por lo demás muy atractivo y sugerente; además de poco conocido, en general.

[/expand][/restrict]