Atila entra en escena

Atila no estaba invitado entre los grandes personajes históricos que, si no hay sorpresas de última hora, saldrán a escena en el primer espectáculo con el que iniciará su actividad en Toledo Puy du Fou. Pero se ha colado en “El sueño de Toledo” como una pesadilla, la que está siendo para inversores y administraciones la pertinaz batalla que están dando los ecologistas a través del Movimiento Queremos Saber la Verdad del Puy du Fou.

 

Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), Ecologistas en Acción concede los premios Atila a “quienes más contribuyen a destruir el medio ambiente, a los que son como Atila, que por donde pasan no vuelve a crecer la hierba” (a Atila se le atribuye esa frase de “yo soy el martillo del mundo, donde pisa mi caballo no vuelve a crecer la hierba”).

 

La organización ecologista de Castilla-La Mancha ha adjudicado el premio Atila al proyecto de parque temático de Puy du Fou en Toledo, al que culpa de “destruir con maquinaria pesada unos terrenos protegidos urbanísticamente, y cuyo valor principal es el paisaje y la presencia de especies amenazadas en peligro de extinción”. Aporta un argumento más: la amenaza que supondrán los 2.000.000 de turistas que espera atraer cada año a “una ciudad ya colapsada en muchas fechas del año y donde el vecindario y el comercio tradicional del casco histórico son expulsados poco a poco”.

 

Frente a esta visión radical, la empresa se defiende en boca de su consejero delegado, De la Villéon, asegurando que “éste será un parque verde y ecológico. No somos la encarnación del capitalismo ni vamos a hormigonarlo todo”. El Gobierno de Castilla-La Mancha, la Diputación provincial y el ayuntamiento de Toledo apoyan sin medias tintas un proyecto que promete cientos de empleos e importante retorno económico de la inversión, mostrándose más partidarios de proteger el paisaje humano, procurando empleo y una economía a la altura de las sociedades desarrolladas (que, por otra parte, es lo que les exige una amplia mayoría de la ciudadanía).

 

En el llamado “desarrollo sostenible” unos tiran más para el desarrollo y otros para lo sostenible. Si Atila se consideraba el “martillo del mundo”, en la actualidad ese papel está muy repartido: los Atila de hoy son para algunos quienes destruyen la naturaleza y aceleran el cambio climático; para otros son quienes atacan el crecimiento económico. Esa es la batalla que vemos en Puy du Fou; y no es historia.

 

A cuenta de este proyecto y sumado a otros desencuentros, Ecologistas en Acción y el Gobierno autonómico no se entienden en absoluto. Los ecologistas se negaron a firmar el Pacto Social por el Agua en Castilla-La Mancha, culpando al Ejecutivo de seguir apostando por un sistema desarrollista y no ambientalista. Los ecologistas se han vuelto una mosca cojonera, pero no hay que olvidar que muchas de sus posiciones, que pueden contrariar en lo local, son las que defiende la Unión Europea con una visión más global.

    

Prado López Galán

Latest posts by Prado López Galán (see all)