Asuntos pendientes del nuevo Ministerio

No son pocas las tareas pendientes que tendrá que asumir el nuevo ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. Experiencia, currículum y conocimiento no le falta a este inspector de trabajo que, entre otras cosas, ha sido embajador en Rabat, jefe de Gabinete de Pedro Solbes y de Manuel Marín en Bruselas, Embajador Representante Permanente ante la Unión Europea, consejero en Andalucía y secretario general del Consejo Económico y Social en Bruselas.

 

Nuestra principal petición para el sustituto de Isabel García Tejerina es que ponga en marcha medidas que refuercen la posición de los agricultores y ganaderos y defienda en Bruselas el futuro de un sector estratégico para la economía del país. El primer reto del departamento debe ser defender una financiación adecuada para la Política Agraria Común (PAC) 2021-2027, pues tras la publicación de las propuestas legislativas de la Comisión Europea para la reforma y la intención de Bruselas de recortar hasta un 5,4% los fondos agrícolas para España a partir de 2020, se ha generado un estado de incertidumbre entre los profesionales del sector.

 

La Comisión pretende relegar a un segundo plano el objetivo productivo y empresarial frente a un carácter medioambiental y confiamos en que el conocimiento del nuevo Ministro en las instituciones europeas sirva para reconducir las negociaciones y establecer una posición nacional fuerte capaz de defender una agricultura profesional en Bruselas. En este sentido, consideramos prioritario que se defina un modelo de política agraria nacional, en el que se refuerce la posición de los agricultores y ganaderos con medidas que garanticen su futuro y resuelvan los principales problemas por los que atraviesa el sector en la actualidad.

 

Así, destacamos como una de las principales asignaturas pendientes del país, la puesta en marcha de un ambicioso proyecto hidrológico nacional que atienda las necesidades de los agricultores y corrija las desigualdades territoriales. En este sentido, desde ASAJA Castilla-La Mancha le hemos recordado el déficit en materia de regadíos y de infraestructuras que sufren especialmente los castellano-manchegos porque, aunque las lluvias puedan salvar las cosechas de este año, la última década se ha caracterizado por una sequía extrema y los expertos señalan que una de las consecuencias del cambio climático será el aumento general de la severidad de las mismas.

 

En cuanto a la cadena agroalimentaria, los productores no pueden estar condenados eternamente a ser el eslabón más débil, por lo que hemos pedido al nuevo Ejecutivo que inicie un proceso para tratar de corregir las deficiencias de la cadena, dotando de más instrumentos a los agricultores para reforzar su capacidad de negociación frente a la posición dominante del resto de los eslabones y herramientas eficaces para hacer frente a la volatilidad de los precios.

 

El nuevo Ministerio también tendrá que hacerse cargo de un problema hasta ahora sin resolver, como es la superpoblación de conejos, pues requiere del esfuerzo, el entendimiento y la asunción de responsabilidades de todas las administraciones competentes. De este modo, Planas debería dar máxima atención en este tema para atajar los daños y las cuantiosas pérdidas económicas que esta especie, y otros animales de caza mayor, llevan ocasionando desde hace una década en las explotaciones agrarias. Por último, pero no menos importante, el nuevo Ministro deberá trabajar en una de las principales amenazas que sufre en la actualidad nuestro medio rural, como es el despoblamiento y el envejecimiento del campo.

 

El departamento debe plantearse como principal reto revitalizar los pueblos, con una apuesta firme por los jóvenes agricultores, pues son los que mayores garantías ofrecen si se persigue garantizar el empleo y fijar la población en las zonas rurales. información veraz para los consumidores.

José María Fresneda

José María Fresneda

Secretario general ASAJA Castilla-La Mancha
José María Fresneda