ASÍ SE HACE EL MONOPLAZA ELÉCTRICO DE LA UCLM

Así será el monoplaza que han diseñado y construyen en el campus de Toledo.

 

Lo han diseñado y ya lo están montando, pieza a pieza, 36 alumnos de Ingeniería Electrónica y Eléctrica del campus de Toledo de la Universidad de Castilla La Mancha. En agosto van a competir con él en el certamen internacional universitario Fórmula Student.

 

En unas antiguas dependencias de la Fábrica de Armas de Toledo, en lo que ahora es el campus tecnológico de la UCLM en la ciudad, estos estudiantes de distintos cursos de Ingeniería han montado su centro de operaciones: un despacho con equipos informáticos e impresoras 3D (luego contaremos por qué les han resultado tan útiles) y un taller contiguo donde estos días ultiman el montaje del chasis tubular del TER / EV1 (Toletum electric racing / electric vehicle).

 

Así han llamado a este coche 100% eléctrico que empezaron a desarrollar hace año y medio. “Nos los propuso el profesor Fernando Castellanos (que es asesor del proyecto, junto al director de la Escuela Luis Sánchez) y nos gustó porque es un coche de futuro. De aquí a poco tiempo serán todos eléctricos y que mejor que nosotros nos formemos en esa rama”, señala Pablo de la Villa, portavoz del equipo de estudiantes.

 

El equipo de estudiantes que se ha marcado este reto en el campus de Toledo.

 

A la iniciativa se sumaron inicialmente 80 alumnos de la Escuela, de los que solo 36 han seguido trabajando en el proyecto, el de mayor envergadura con un vehículo eléctrico desarrollado por estudiantes de esta universidad hasta ahora. “Requiere dedicarle muchísimo tiempo y dedicación. Aquí estamos desde las 8 de la mañana a las 11 de la noche e incluso los fines de semana”, explica Pablo de la Villa; esfuerzo extra al margen de clases, prácticas, exámenes de sus asignaturas -para los que no hay dispensa- e incluso de trabajo para algunos.

 

Incansables y al frente de las distintas áreas en las que se ha organizado el equipo: Sergio Sánchez Hormigos, en control del motor, Sergio Rafael de la Cruz y José Ramón Castro, con el estudio de las baterías, Diego Mora, con el esquema eléctrico y electrónico del coche, el departamento de electrónica en el que trabajan bastantes alumnos, entre ellos Enrique Garoz o Carlos Ruiz, Marta Díaz, en aerodinámica, Borja del Hoyo, en transmisión; Adrián Romo, pendiente de la dirección, Sergio Fuentes, de la suspensión, David Rojas, del chasis o Celia Sánchez Saavedra, que además de trabajar en la organización del equipo será la piloto del monoplaza, aprovechando que ha sido campeona de España de Karting.

 

EL PROYECTO ESTÁ PRESUPUESTADO EN 60.000 € Y AÚN NECESITAN MÁS APOYOS PARA PODER CONCLUIRLO.

 

“Están aprendiendo mucho, han ganado muchísimo como ingenieros con este complemento a su formación, porque también han aprendido a organizarse, a hacer una división estructural del trabajo industrial en la práctica, que además les ha costado mucho trabajo conseguir”, apunta el profesor de Ingeniería de Sistemas y Automática, Fernando Castellanos.

 

 

 

Y otro obstáculo a superar:

Seguir leyendo...