ARTE SOBRE RUEDAS

El 70% de los patinadores federados en Castilla La Mancha practican patinaje artístico y hay un club, el Patinaje Artístico Toledo, que en 17 años y con un campeón al frente, ha conseguido destacar y hacerse un hueco en los campeonatos de España.

 

Gabriel Ballesteros, campeón de Castilla La Mancha y uno de los pocos niños que practican este deporte en Toledo.

 

Yo llevó aquí toda la vida, casi”, nos dice nada más empezar la conversación Inés Reoyos en la pista de patinaje de la Escuela de Gimnasia de Toledo. Y lleva razón porque esta niña toledana de 11 años que en octubre competirá por tercera vez en el campeonato de España alevín de patinaje artístico, patina desde que tenía tres y desde que compite ha sido siempre campeona o subcampeona regional.

 

“El papel de los padres de deportistas tiene que ser apoyarles en la constancia, reforzar su autoestima, el valor del trabajo y más cuando empiezan a competir”

 

Ni se acuerda de aquellos inicios, pero sus padres le han contado que se embelesaba viendo patinar a su hermana Celia, tres años mayor y también una destacada patinadora: seis veces campeona de Castilla La Mancha en distintas categorías, acaba de volver de los campeonatos de España cadete, a los que solo acuden los 37 mejores patinadores del país de cada categoría. Celia no ha podido pasar este año al disco largo, pero sí lo ha hecho otra toledana, Julia Canales.

 

Seguir leyendo... Seguir leyendo… »

 

Las dos fueron las únicas representantes castellano manchegas en estos campeonatos. Ellas e Inés entrenan en el club Patinaje Artístico Toledo que dirige y creó el campeón nacional de esta modalidad Miguel Nombela. Con 150 patinadores, 90 de ellos compitiendo a distinto nivel, es el club de Castilla La Mancha con más federados y el que en los últimos años más medallas consigue en los regionales y lleva a más patinadoras a los campeonatos nacionales. Junto a Inés estarán también en el alevín e infantil de Zaragoza en octubre Juncal Ballesteros y Clara Bernal.

 

Patinadoras porque aunque Javier Fernández, campeón del mundo de patinaje artístico sobre hielo en 2015 y 2016, ha conseguido que más chicos se enganchen al patinaje artístico en España, aún siguen siendo una minoría entre las patinadoras. Tanto que todavía no se cubren los cupos de cada categoría en los torneos nacionales, “aunque cada vez vemos más y ya tenemos a 22 o 24 compitiendo en algunas”, señala Miguel Nombela.

 

 

En los 90, cuando él competía, eran aún muchos menos. “Igual éramos tres, pero a mí me gustaba tanto patinar y lo vivía con tantas ganas que no me preocupaba nada eso ni sentía ningún problema porque no hubiera más niños como yo. Cuando algo te gusta tanto no te importa lo que digan o piensen los demás, pero también es verdad que depende de cada persona y, cuando eres un niño, de tu familia, de la educación que te den”.

 

María Pino, subcampeona junior de Castilla La Mancha. Al fondo, la campeona junior regional Marta Marco y el entrenador Miguel Nombela. Fotos: Gómez Herruz

 

Gabriel Ballesteros, el hermano de Juncal y también de Samara, otra destacada patinadora toledana que ya es jueza en torneos de categorías inferiores, es el actual campeón de Castilla La Mancha alevín. “Cuando gané me sentí muy bien porque había tenido que luchar muy duro”, nos cuenta. Tiene 10 años y lleva tres patinando.

 

Su madre, Vanesa Gil, explica que a él siempre le había llamado la atención cómo patinaban sus hermanas, pero no quiso ir a entrenar hasta que no vio a otros niños patinando en una competición en Cantabria.“Cuando volvíamos en el coche le dije a mi madre: llama a Miguel que yo también quiero patinar. Es un deporte superbonito y además mejora un montón tu agilidad”, dice él. Opina Vanesa Gil que los padres “siempre debemos respetar el deporte que elijan nuestros hijos, si es un niño y le gusta el patinaje artístico, también. Nuestro papel tiene que ser el de apoyarles en la constancia, en reforzar su autoestima, el valor del trabajo y ya cuando empiezan a competir pues más, porque a veces no ven en los resultados reflejado todo ese esfuerzo”.

 

En los tres últimos años las patinadoras del club Patinaje Artístico Toledo ha representado a Castilla La Mancha en los campeonatos de España. Cinco este año.

 

Los padres de los patinadores de este club también han jugado un papel determinante para conseguir que el ayuntamiento de Toledo se comprometa, por fin, a techar la pista en la que entrenan antes de dos años, recogiendo más de dos mil firmas de apoyo en una plataforma online.“El problema es que llueve, se acumula más la suciedad, las hojas, y no se puede entrenar. Necesitamos unas condiciones mínimas para el desarrollo de la actividad y para poder seguir creciendo porque ya es un deporte muy importante, aunque siga siendo minoritario”, señala esta madre.

 

Hasta ahora en el club entrenan todas las tardes a partir de septiembre (en verano lo están haciendo por la mañana) en la pista descubierto y cuentan solo con una hora al día en un pabellón cubierto al que, por prioridad, tan solo pueden acudir la mitad de los alumnos del club, los que compiten. Estos hacen entre una y dos horas al día de entrenamiento.

 

Cuando a Miguel Nombela se le pregunta qué hace falta para que Castilla La Mancha mejore sus puestos en los campeonatos de España, lo tiene claro: “entrenar y entrenar más y para eso es necesario disponer de infraestructuras adecuadas y horas de pista para que las niñas y niños que tienen cualidades puedan entrenar. Y luego ellos tienen que ser trabajadores, sus padres comprometerse y a nivel federativo todo esto verse apoyado. En Castilla La Mancha todavía estamos en un nivel bajito en patinaje artístico, es una de las comunidades donde menos se practica y no tenemos ni referencias ni suficientes clubes ni competiciones para establecer más rivalidad”.

 

En la federación regional están registrados 18 clubes de patinaje, 12 de ellos en la provincia de Toledo. También se puede aprender y entrenar en clubes de Talavera, Illescas, Ocaña, Villarrubia de Santiago, Corral de Almaguer, Ontígola, Santa Cruz de la Zarza, Burguillos o Villaseca y en algunos de ellos otras modalidades de patinaje como velocidad o freestyle.

 

No hay edad para empezar a patinar. “Hay sitios donde nada más aprender a andar, les ponen los patines y enseguida cogen el equilibrio que es lo primero que necesitas para estar sobre ellos. Aquí en el club solemos cogerlos a partir de 4 o 5 años. Y los adultos también pueden aprender, este año he tenido a una chica que ha venido con su hija y ha empezado a patinar con 28 años”, cuenta Nombela.

 

Y no solo es el placer de deslizarse sobre ruedas. Es un deporte muy completo a nivel físico y con un alto componente creativo a la hora de elaborar las coreografías, que en el club prepara Miguel Nombela, y el vestuario, que les diseña una empresa gallega de acuerdo a la música elegida y las pautas marcadas por el club.

 

MIGUEL NOMBELA, 5º del mundo, al frente del club

 

Casi todos recordaran su nombre, especialmente los aficionados al patinaje, porque el toledano Miguel Nombela no paró de dar alegrías con sus triunfos durante más de una década.

 

Tenía 18 años cuando se proclamó el quinto mejor patinador artístico del mundo en la categoría junior. “Fue una experiencia única, inolvidable”, recuerda ahora. Ocho veces campeón de España y tres veces quinto en los Europeos, es el mejor patinador de esta modalidad que hemos tenido en Castilla La Mancha, con María del Mar Álvarez como entrenadora en Toledo.

 

Y sigue sobre los patines, ya sin hacer saltos de vértigo, pero con los que le gusta entrenar a los 150 alumnos que acuden al club Patinaje Artístico de Toledo, que él mismo creó hace 17 años para dar oportunidad de entrenar más horas a los patinadores dispuestos a competir y a los que también enseñaba en la escuela municipal de Toledo. Sigue siendo el entrenador y presidente del club. Es además el presidente del comité artístico de la Federación regional de Patinaje. “He conseguido vivir de lo que siempre me ha gustado más hacer: patinar”.

 

 

CASTILLA LA MANCHA TIENE UN CAMPEÓN DEL MUNDO DE FREESTYLE

 

 

 

Es Enrique Rubio, del club Patinalba de Albacete. El 11 de julio logró la plata en la prueba de derrapes de la modalidad freestyle de patinaje en los World Roller Games celebrados en Barcelona. Muy poco le faltó para revalidar el título de campeón del mundo que consiguió el año pasado en Holanda, convirtiéndose en el primer europeo que se llevaba el oro en la última década.

 

En 2017, el patinador albaceteño ya fue tercero en China. A punto de cumplir los 23, graduado en Físicas, aprendió a patinar cuando tenía 7 años viendo a otros patinadores. Practicó hockey línea y velocidad con los patines hasta encontrar en el freestyle y en los derrapes su pasión y la modalidad que le ha dado el triunfo. En 2015 logró su primer campeonato internacional y en diciembre de 2016 el Comité Olímpico Español ya le concedió la medalla de oro al mérito deportivo.