Araceli martínez: “La MEJOR política de PREVENCIÓN ES la que permite CONSTRUIR UNA SOCIEDAD IGUALITARIA”

Es la nueva directora del Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha. Trabajadora social, muy vinculada profesionalmente a la lucha contra la violencia de género, concejala socialista en el ayuntamiento de Guadalajara la pasada legislatura y diputada regional la anterior, está convencida de que “la política que mejor previene la violencia de género es aquella que permite construir una sociedad igualitaria y genera rechazo hacia esa violencia”.

 

¿Cómo intentarán conseguirlo?

 

Son muy importantes las campañas de prevención para cambiar las actitudes a medio y largo plazo. En los últimos 4 años apenas se han hecho, y ninguna de concienciación seria y sostenida en el tiempo. En estos primeros meses estamos teniendo una presencia reiterada en las redes sociales, que son un medio de socialización y de comunicación muy importante entre los más jóvenes, con mensajes contra la violencia de género: síntomas o cómo percibirlo e información sobre el teléfono 900 100 114.

 

Hemos desarrollado ya dos campañas novedosas: una contra la trata de personas con fines de explotación sexual, que también es violencia de género, y otra sobre la invisibilización de la violencia en el medio rural, donde los estereotipos sexistas están más arraigados y se tiende a normalizar conductas que en otros ambientes quizá son ya intolerables (ambas coincidiendo con los días internacionales contra la trata y de la mujer rural). Y estamos preparando la tercera para Navidad. Numerosos estudios indican que en los periodos vacacionales hay repuntes de violencia de género porque se alteran las rutinas, cambian los roles y los agresores pierden más el control de sus parejas.

 

¿Qué dificultades encuentran para hacer efectivas las políticas de igualdad?

 

Desde mi punto de vista el discurso neomachista. El discurso formal a favor de la igualdad está interiorizado, conozco a muy pocas personas que se reconozcan machistas, otra cosa es la actitud que desarrollan. Nuestra sociedad, como todas desde hace milenios, se ha construido sobre los cimientos del patriarcado, que crea privilegios para los hombres que no disfrutamos las mujeres y que generan la violencia de género o la brecha salarial o la digital.

 

Debemos detectarlo para poder superarlo, pero si lo negamos o normalizamos este discurso de la igualdad para que parezca que aparentemente existe, seguiremos perpetuando roles sexistas de una forma más sutil e invisibilizando la discriminación real que todavía existe en contra de las mujeres. Utilizar mal el lenguaje o debates tan controvertidos como el de las denuncias falsas, que genera la inseguridad en las víctimas de si serán creídas o no, tienen una incidencia tremendamente negativa, tanto como la falta de medidas desde la administración.

 

¿Cómo van a mejorar la atención a las mujeres víctimas de violencia de género?

 

 

Estamos revisando todos los protocolos de actuación. En Castilla La Mancha tenemos un sistema de asistencia y protección que fue vanguardista en su momento, pero hay que actualizarlo y hacerlo más eficiente porque están surgiendo nuevas situaciones y nuevos escenarios donde se produce violencia, por ejemplo en las redes sociales donde se está produciendo ciberacoso y violencia de género temprana, a niñas, con consecuencias dramáticas. Ahora estamos implementando en todos nuestros recursos de acogida el sistema Dulcinea que genera un expediente único y más completo sobre la víctima para poder ayudarla mejor. Y además permite compartir información con otros sistemas de recogida de datos y de protección de otras administraciones, como la policía o la guardia civil.

 

Podremos tomar así decisiones más ágilmente y ofrecer una protección más rápida. En estos casos sabemos que cuanto más rápido, mejor. Es lacerante conocer el número de mujeres que mueren por violencia de género, pero también quiero poner el acento en todas las mujeres víctimas de violencia de género y en sus hijas e hijos que sin llegar a la muerte viven procesos de tortura que duran años. No podemos olvidarlas.

 

¿Cuál es su mensaje para ellas?

 

Hay que animarlas a denunciar, a que acudan al centro de la mujer, al cuartel, a la comisaría, a un juzgado… que cuenten lo que les está sucediendo porque van a tener apoyo a todos los niveles: de protección y seguridad, psicológico, jurídico y social. Tenemos equipos multidisciplinares magníficos para ayudarlas a salir adelante, a recuperar su autoestima y a vivir al margen de un monstruo que las hace daño. Ese trabajo de recuperación es fundamental. Y esa protección existe. Tienen que sentirse seguras y vencer el miedo que acobarda, paraliza, porque de la violencia de género se puede salir.

 

¿Qué papel puede jugar el entorno: familia, amigos, vecinos…?

 

Por mi experiencia profesional he visto que muchas veces la violencia de género pasa casi casi inadvertida porque las víctimas, por vergüenza o porque normalizan la situación, tienden a tapar lo que ocurre y a proteger al agresor. Es muy común que cuando se descubre a un maltratador el entorno se quede muy sorprendido porque suelen ser hombres con buenos modales, amables y educados de puertas para fuera. Pero sí, el llamamiento a la sociedad también es importante: golpes, insultos… Siempre es mejor hacer una llamada al 900 100 114 o a las fuerzas de seguridad, aunque al final no sea nada, a pensar que por no meterte donde no te llaman la cosa llegue a mal término. En este caso es mejor pasarse que no llegar.

 

Van a conceder reconocimientos a las empresas que se comprometan en la lucha contra la violencia de género. ¿Qué deben hacer para lograrlo?

 

Es un proyecto que llevamos a cabo con el Instituto de la Mujer de España. Un comité evaluará si el compromiso es real: si han realizado planes de igualdad, si se hacen eco y cómo de las campañas contra la violencia de género, si están dispuestos a contratar a mujeres víctimas… La responsabilidad social de las empresas es muy importante. La igualdad es cosa de todos.

 

Ahora acabamos de llegar a un preacuerdo con la federación regional del taxi para trasladar a mujeres en situaciones de máxima vulnerabilidad. Es un compromiso muy importante de responsabilidad social frente a la ciudadanía para garantizar la seguridad de las víctimas, que habla muy bien del empresariado de nuestra región. Todos los avances, todos los hombros que se arrimen contra la violencia de género son importantes y merecen visibilidad.

 

¿Se incrementará el presupuesto para luchar contra la violencia de género en 2016?

 

Se irá incrementando a lo largo de la legislatura. El Instituto de la Mujer está en una situación debilitada y tenemos que darle visibilidad y consolidarlo y esto lo haremos de forma progresiva y programada para poder avanzar más rápidamente por la senda de la igualdad. El Instituto se ha incorporado esta legislatura al Consejo de Gobierno y es la mejor manera de trabajar codo con codo y al primer nivel con todas las consejerías para lograr la transversalidad, que es la estrategia fundamental para conseguir la igualdad, como quedó consagrado en Beijing hace 20 años. Queremos que desde los distintos ámbitos de gestión haya aportación para que la igualdad sea efectiva.

 

Seguir leyendo… »

Últimas publicaciones de Pilar Palop (Ver todas)