Aplauso unánime a la gestión y resultados de Caja Rural Castilla-La Mancha

Intervención del director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Víctor Manuel López, durante la asamblea general de la entidad.

 

Pese a la proverbial austeridad de Caja Rural Castilla-La Mancha (que tan buenos resultados le están generado), hay un día en el que la entidad financiera líder en la región tira la casa por la ventana: el día que celebra su asamblea general anual.

 

Se rinden cuentas a sus socios cooperativistas y, como hay motivos para celebrar, se invita a cenar a buena parte de socios y trabajadores de la entidad y a protagonistas de la vida política, económica y social de Castilla-La Mancha.

 

Así, en la noche del 29 de abril, tras la asamblea general, Caja Rural Castilla-La Mancha reunió entorno a mesa y mantel a 2.200 personas. Entre ellas el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, acompañado de sus consejeros de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo y de Fomento, Agustina García Élez; la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón Jaime; el presidente de la Diputación Provincial de Toledo, Álvaro Gutiérrez Prieto; el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio López; el delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás; el vicepresidente segundo de la Mesa de las Cortes regionales, Vicente Tirado Ochoa; el presidente de la Audiencia Provincial de Toledo, Manuel Gutiérrez Sánchez-Caro; el coronel director de la Academia de Infantería de Toledo, Francisco Javier Marcos Izquierdo; el director del Museo del Ejército, el general de brigada Antonio Rajo Moreno; el jefe superior de Policía de la región, Félix Antolín; el presidente de CECAM, Ángel Nicolás García; la presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Toledo, María Ángeles Martínez; el rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado Yurita, junto a varios vicerrectores de la Universidad; responsables de diversos Colegios Profesionales; una amplia representación de alcaldes de los municipios del ámbito territorial de la Caja; personalidades del mundo financiero a nivel nacional; responsables de la Iglesia Católica y medios de comunicación, etc.

 

Con su presencia, todos ellos muestran su respaldo a la cooperativa de crédito rural, que rebasados ya los 50 años de actividad vive uno de sus mejores momentos, pese al difícil contexto financiero y económico actual.

 

El director general acompañado por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón.

 

Las cifras que avalan el liderazgo de Caja Rural Castilla-La Mancha

Con unos activos totales de 7.094 millones de euros, Caja Rural Castilla-La Mancha se posiciona como la tercera entidad rural de España y la primera de Castilla-La Mancha, según han asegurado en reiteradas ocasiones tanto el presidente, Javier López Martín, como el director general, Víctor Manuel Martín López.

 

Durante el ejercicio 2016, la Caja obtuvo un beneficio después de impuestos de 22 millones de euros (un 4% más que en 2015); unos recursos propios totales de 413 millones de euros (superávit de 215 millones sobre los mínimos establecidos por el regulador en CET1); un ratio de capital total del 16,92% (el CET1 o capital de máxima calidad se situó en el 15,95); una cifra total de balance consolidado con un volumen de 7.094 millones de euros y un ratio de mora fijado a cierre de ejercicio en el 3,17%, frente al 9,11% que presentaba el resto del sector financiero.

 

Según la información destacada por la entidad, “la implicación, compromiso y responsabilidad de la Caja con el desarrollo de su ámbito de actuación y el repunte de la economía real quedó reflejado en la cifra bruta de inversión crediticia, que alcanzó los 3.182 millones de euros. En total, la entidad concedió 15.304 operaciones de crédito en 2016 por importe superior a 877 millones de euros.

La validez de su modelo de negocio, único y diferencial que busca la visión a largo plazo y la obtención de resultados recurrentes y crecientes en el tiempo en palabras de su director general, se traduce en la incorporación de 33.525 nuevos clientes durante 2016 (92 de media diaria), la permanencia media de los mismos de 14 años (el doble que la media del sector), y en el hecho de alcanzar un volumen de recursos gestionados totales de 4.993 millones de euros, cantidad que duplica la registrada hace apenas una década y que representa una cuota de mercado en toda Castilla-La Mancha superior al 11%”.

 

Junto a este crecimiento en el balance y los márgenes de la cuenta de resultados, Caja Rural Castilla-La Mancha continuó apostando por ampliar su red comercial y ofrecer a sus socios y clientes las soluciones financieras más idóneas para sus necesidades de manera presencial. En este sentido, la cooperativa de crédito dispone de 373 oficinas en Castilla-La Mancha, Madrid y la provincia de Ávila, resaltando el hecho de que un 10% de ellas constituyen la única referencia financiera ubicada en determinados municipios. Sin duda, esta particularidad contrasta radicalmente con la dinámica de cierre de oficinas y destrucción de empleo que ha realizado el sector los últimos años, lo que evidencia la activa palanca dinamizadora y generadora de riqueza y empleo que ha sido la Caja desde el inicio de su ambicioso Plan de Expansión acometido a partir de 2011.

 

El director general definió como “magnífica” la evolución de la estructura de recursos propios al presentar un ratio de capital total del 16,92% y CET1 del 15,95%, lo que supone 237 puntos básicos de mejora en el ratio CET1; 413 millones de recursos propios totales y un superávit de 215 millones de euros sobre los mínimos establecidos por el regulador en CET1. A juicio de Martín López, “Esta posición nos sitúa en un inmejorable escenario para asegurar la cobertura sin tensiones de las exigencias de MREL que la autoridad monetaria requerirá próximamente a las entidades europeas”.

 

El director general alabó de manera especial el esfuerzo de la Caja en la supervisión, control y gestión de riesgos, y comparó la mora del 3,17% que tenía la Caja a finales de 2016 con la del resto del sector financiero, que se situó en el 9,11%. En este sentido, también contrastó el dato de cobertura de saldos irregulares de la Caja, situado en el 100,79%, prácticamente el doble que el del resto del sector financiero, que fue del 56,25%. “Nuestra Entidad no solo gestiona y controla de forma excelente el riesgo, sino que también lo cubre, mitigando su posible efecto adverso”.

3.182 millones de inversión crediticia para contribuir al desarrollo del territorio

El director general aludió también al número de operaciones de crédito concedidas en 2016, 15.304, por importe superior a 877 millones de euros, lo que permitió a la Entidad alcanzar la cifra de inversión crediticia bruta de 3.182 millones, como reflejo de la contribución de la Caja al desarrollo del territorio, y señaló que el volumen recursos gestionados totales fue de 4.993 millones, duplicando la cifra de 2007, alcanzando una cuota mercado del 11% en Castilla-La Mancha.

 

Respecto al Plan de Expansión, detalló que la Caja cuenta con 373 oficinas en toda la región castellanomanchega, Madrid y Ávila, y que un 10% de ellas constituyen las únicas referencias financieras en las localidades donde están ubicadas. “Caja Rural Castilla-La Mancha es la entidad líder en la provincia de Toledo con un 26% de cuota de mercado en depósitos, y ha experimentado un incremento en porcentajes en cuota de mercado en depósitos en Cuenca del 26,86%; en Albacete del 4,42%, y en Ciudad Real del 10,63% durante 2016”.

Como conclusión a su intervención, subrayó que la Caja cerró 2016 con ratio de eficiencia del 59,75% y que obtuvo un margen bruto de 116 millones de euros (con una evolución positivo respecto a 2015 de un 6,81%), un margen de explotación de 47 millones de euros (con una variación también positiva respecto a 2015 del 15,12%) y un resultado después de impuestos de 22 millones de euros (4% más que 2015).

 

Los delegados asistentes a la asamblea general, en representación de sus 76.293 socios, aprobaron por unanimidad las cuentas de 2016 y dieron su visto bueno a todas y cada una de las propuestas presentadas para 2017 por el Consejo Rector.

 

El director general, Víctor Manuel Martín, cerró la asamblea con un mensaje de optimismo pese al clima de incertidumbre económica, con el compromiso de “avanzar hacia la excelencia y conquistar el futuro… Nunca hemos estado tan dispuestos y preparados para ello como ahora“.

 

Homenaje a Andrés Gómez Mora

En su primera asamblea general como presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha, Javier López Martín recordó el “ejemplar y tranquilo” relevo que se produjo el pasado año en la presidencia de la Caja y el respaldo mayoritario que le otorgaron los socios, antes de dar paso a un emotivo vídeo corporativo en el que se rindió homenaje a Andrés Gómez Mora, quien durante 28 años estuvo presidiendo la entidad financiera. El Auditorio agradeció unánimemente con aplausos la ejemplar trayectoria y labor de Andrés Gómez Mora al frente de la Caja.

El presidente de Castilla-la Mancha saluda al expresidente de Caja Rural Castilla-La Mancha, Andrés Gómez Mora.