Antonio Arellano

Homenaje al maestro espadero

 

Antonio Arellano

 

Lo que el toledano Antonio Arellano, el único maestro espadero artesano del país, tiene delante son las espadas de la soldadesca de la serie Águila Roja. Las hicieron en su taller, también la singular catana que él mismo diseñó para el protagonista o la llamativa espada del comisario. Una vez se ha terminado de rodar la última temporada, casi todas las espadas han vuelto al taller para ser reparadas. Arellano también hizo casi todas las espadas de la serie Isabel, las de Carlos V, las de la serie Toledo o las utilizadas en la película del Capitán Trueno. Y hace solo unos meses una productora norteamericana vinculada a Disney le hizo otro encargo para un proyecto del que él, insiste, no puede dar aún ningún detalle.

 

Antonio Arellano ha sido noticia este mes porque algunas de sus mejores espadas artesanas, réplicas perfectas de importantes piezas históricas, se exponen en el Torreón del Puente de San Martín, en Toledo, hasta el 27 de junio. Y por el cariñoso homenaje a su trayectoria que recibió en la inauguración. Fue tan emotiva que el reconocido artesano tuvo que parar su espontáneo discurso desbordado por la emoción. Y lo mismo le ocurrió a su hijo Tony, que ha heredado el oficio y trabaja con su padre, cuando se dirigió a él. Es la cuarta generación de artesanos en la familia Arellano. Y como su antecesor aprendió el oficio jugando primero y trasteando después en el taller familiar del casco histórico (trasladado al Polígono hace 11 años).

 

 

El maestro Arellano, con el reconocimiento de expertos, historiadores y aficionados a la espada, ha podido tener en sus manos la Tizona -la espada original del Cid- o una falcata ibérica. “Eso es muy emocionante, Son piezas tan valiosas”, comenta. Sus espadas únicas están repartidas en colecciones privadas que buscan su maestría y, también, van a parar a aficionados que exigen el equilibrio perfecto porque las utilizan para chocar y marcar. “La esgrima antigua se practica con estas espadas”, aclara el artesano.

 

Arellano tiene además el honor de estar formando a las primeras mujeres espaderas en las escuelas taller promovidas por el ayuntamiento de Toledo. Ahora da clases a la segunda promoción, a siete chicas entre las que algunas destacan especialmente, cuenta él, que es además muy conocido en la ciudad por ser uno de los creadores de la San Silvestre toledana, que este año cumplirá 35 años.

Seguir leyendo… »

Últimas publicaciones de Pilar Palop (Ver todas)