Año de nieves, año de bienes

El 2018 ha dado comienzo con un temporal de los que hacía tiempo no recordábamos. Esperamos que se cumpla el refrán, “año de nieves, año de bienes”, pues 2017 no ha sido muy halagüeño para el sector agrario y ganadero. En Castilla-La Mancha, la impresionante falta de agua y de planificación han supuesto pérdidas de mil millones de euros en el campo regional. Los principales cultivos de la región, como la aceituna, la uva, los cereales, los frutos secos o el girasol han registrado pérdidas de producción de entre un 30 y un 40 por ciento. A ello, hay que sumar las pérdidas a futuro, por el daño que la sequía puede provocar en los suelos.

 

También la cabaña ganadera está sufriendo las consecuencias de la falta de lluvias y de la nula planificación hidrográfica, pues los pastos se han secado y no quedan recursos naturales para que el ganado beba y se alimente. Algo parecido ocurre con la fauna silvestre. Los conejos, ciervos, jabalíes y otras especies de caza han dejado el monte para abastecerse en los campos sembrados, arrasando cosechas y poniendo en peligro a la cabaña ganadera por riesgo a contagiarse enfermedades como la tuberculosis. En definitiva, las Administraciones deben anticiparse y tener una previsión para afrontar periodos secos como el actual. Se dedican a hacer política pero no invierten en una interconexión de cuencas y en infraestructuras hidráulicas que almacenen y distribuyan el agua.

 

Se destinan fondos para energías, telecomunicaciones, autopistas o trenes de alta velocidad y se olvidan del agua, que genera mucha más riqueza y contribuye a la fijación de población en las zonas rurales. Por ello, Castilla-La Mancha necesita un proyecto de infraestructuras y un plan de regadío para aumentar la superficie en 500.000 hectáreas, con una dotación de agua de 1.500 hectómetros cúbicos en un plazo de veinte años. Sobre la cadena alimentaria, este año hemos tenido que recurrir a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) para denunciar posibles prácticas irregulares y conductas anticompetitivas. En este sentido, conseguimos que 300.000 litros de vino adulterado con azúcares que no proceden de la uva entrasen al circuito de comercialización.

 

También desde ASAJA de Castilla-La Mancha hemos denunciado ante las instituciones competentes posibles prácticas desleales en el sector de los frutos secos, tras detectar unos precios en la almendra que no se correspondían con la realidad de los mercados. Y sobre el ovino de leche para hacer queso con denominación de origen Manchego, también emprendimos acciones con el fin de mantener la producción, la estabilidad de los precios y la recogida de leche a los ganaderos.

 

Esta situación que atraviesa el sector llevó el pasado 6 de abril a 7.000 agricultores y ganaderos a manifestarse, aunque todavía muchas de las reivindicaciones que planteamos están pendientes de una solución, como por ejemplo la plaga de conejos, las deficiencias del sistema de seguros agrarios o las limitaciones en el sistema productivo. En este sentido, cabe recordar que se ha admitido a trámite los recursos que ASAJA CLM presentó contra las zonas de especial protección para las aves de ambientes esteparios (ZEPA) por las limitaciones que suponen al sistema productivo y por entender que los planes de gestión son perjudiciales para los intereses de los agricultores y ganaderos.

 

Durante el 2018 centraremos esfuerzos en solucionar los problemas de la falta de agua y el desequilibrio en la cadena alimentaria. Pero además, seguiremos trabajando en conseguir un modelo de Política Agraria Comunitaria acorde con los intereses de los agricultores y ganaderos de la región. Por último, en el año entrante nos ocuparemos de algunos desafíos relativos al desarrollo rural a los que tenemos que anticiparnos. Recientemente viajábamos a Bruselas para reunirnos con diferentes responsables comunitarios, como el jefe de unidad y la jefa adjunta de unidad, de la D.G. de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Efthimios Bokias y María Gafo, el jefe de unidad de la D. G. de Investigación e Innovación de la Comisión Europea, Jean-François Hulot, o los eurodiputados Esther Herranz García y Sergio Gutiérrez Prieto.

 

De los encuentros hemos extraído información relevante que nos lleva a plantearnos una necesidad, la de que los agricultores estén preparados para los cambios que se avecinan, como las consecuencias del cambio climático y las repercusiones en las políticas horizontales. Y, finalmente, seguiremos centrando esfuerzos para evitar la despoblación e incentivar la creación de empresas en zonas rurales, dos cuestiones que, sin agua, difícilmente conseguiremos resolver. . .

José María Fresneda

José María Fresneda

Secretario general ASAJA Castilla-La Mancha
José María Fresneda

Últimas publicaciones de José María Fresneda (Ver todas)