ANGEL OLSEN, PETER BRUNTNELL, THE BEATLES

Angel Olsen

 

“All Mirrors”

 

 

Angel Olsen emergió como una de las voces indie más interesantes de la última década, es un pozo inagotable de creatividad en constante estado de metamorfosis y evolucionando con cada lanzamiento. El camino que abrió con su anterior “My Woman” (2016) marcó un momento crucial en la progresión musical de Olsen y se ve culminado ahora con “All Mirrors” su disco de consagración, un trabajo arriesgado, ambicioso, en busca de un nuevo sonido y con una visión creativa tan singular y poderosa que cada pista merece una segunda escucha.

 

La de St. Louis (Missouri) ha acabado dominando una voz irresistible y versátil que ha madurado notablemente sus registros, y profundiza en un lenguaje que invita a sumergirnos en un fascinante universo indie pop melancólico, sinfónico, a menudo incluso experimental y cinematográfico tremendamente sugestivo. Angel Olsen firma once preciosas y delicadas gemas, envueltas en inquietantes y sutiles paisajes orquestales, exquisitos arreglos de cuerda, exuberantes sintetizadores y el resultado es sorprendente. “All Mirrors” es de digestión lenta, excepcional de principio a fin, de tal delicadeza que es imposible no caer rendido a sus pies. Una cita ineludible.

 

Peter Bruntnell

 

“King Of Madrid”

 

 

Puede que el nombre no te suene, pero lleva en activo desde 1995 y se ha consolidado como uno de los músicos de culto británicos que mejor han abanderado la etiqueta “americana”. Con paso firme Peter Bruntnell ha sabido labrarse una sólida carrera, firmando títulos tan recomendables como “Normal For Bridgwater” (2000), “Ends Of The Earth” (2002), “Ghost In A Spitfire” (2005) y “Peter And The Murder Of Crows” (2008) donde ha dejado muestras evidentes de su talento.

 

Tres años después del notable “Nos Da Comrade” (2016) y sin abandonar del todo ese tono “americana” que ha forjado su carrera, vuelve con “King Of Madrid”, un ejercicio nostálgico con un repertorio impecable, un acercamiento, con pasos delicados, hacia terrenos pop y la psicodelia sixties, que provoca esa sensación de estar escuchando una obra de sonidos atemporales. La voz cálida y seductora de Bruntnell ayuda a crear una atmósfera melancólica y sorprendentemente hermosa de madurez y elegancia, con un resultado final absolutamente cautivador. Resulta sorprendente que este ilustre desconocido todavía siga facturando discos tan sobresalientes como “King Of Madrid”, una de las cimas de su carrera.

 

 

The Beatles

 

“Abbey Road” (50th anniversary)

 

Aunque publicado antes que “Let It Be” (1970), en realidad “Abbey Road” (1969) es el último álbum de estudio que los cuatro miembros de la banda británica grabarían juntos, el canto del cisne de su carrera discográfica. A punto de disolverse, enfrentados por sus diferencias artísticas y los problemas financieros del sello Apple, The Beatles consiguieron aparcar sus crecientes tensiones para hacer un último esfuerzo y grabar lo que sería una nueva obra maestra.

 

Acompañado de una impecable producción en busca de un sonido innovador, “Abbey Road” es un álbum especial y sorprendentemente moderno (aún suena fresco 50 años después), el resultado del gran momento creativo que atravesaban cada uno de The Fab Four. El disco fue un éxito inmediato gracias a un repertorio sólido e irresistible, que esconde algunos clásicos imperecederos del grupo cómo “Come Together”, un tema absolutamente ganador, y joyas como “Oh! Darling”, “I Want You (She’s So Heavy)” o “Because” que están entre las mejores canciones de un álbum que concluye con un novedoso y deslumbrante medley, una larga suite de 16 minutos  y 8 canciones (“You Never Give Me Your Money” / “Sun King” / “Mean Mr. Mustard” / “Polythene Pam / She Came in Through the Bathroom Window” / “Golden Slumbers” / “Carry That Weight” / “The End”), todas ellas firmadas por Lennon-McCartney.

 

Como broche, una pequeña pieza de 25 segundos, titulada «Her Majesty”, que inicialmente era parte del medley pero fue descartada y apareció accidentalmente al final del álbum convirtiéndose, seguramente, en la primera pista oculta la de la historia. “Abbey Road” además es la consagración de George Harrison como un compositor brillante e inspirado firmando dos piezas memorables: la imponente “Something”, una de las canciones de amor más hermosas jamás escrita, y la arrebatadora «Here Comes The Sun».

 

Ringo Starr también contribuye con la simpática “Octopus’s Garden” y con su primer y único solo de batería que grabaría con la banda. En realidad “Abbey Road” no solo es reconocido por su impresionante repertorio de canciones, también nos dejó una portada para la historia, su icónica foto se ha convertido en una de las imágenes más representativas de la cultura pop, sobre la que giran teorías e historias que la han hecho mucho más fascinante con el paso de los años. La edición del 50 aniversario ofrece algunas sorpresas maravillosas, es la primera vez que “Abbey Road” ha sido remezclado, Giles Martin (hijo de George Martin el productor del álbum original) y el ingeniero Sam Okell han sido los encargados de las nuevas remezclas del álbum. Presentado en diferentes formatos, contiene abundante material extra que incluye grabaciones de las sesiones de estudio y demos adicionales, muchas de ellas no publicadas hasta la fecha. Resulta imposible tratar de entender la historia de la música sin “Abbey Road”, es una de las obras esenciales del rock y el final perfecto de un viaje fascinante, el disco que selló el legado de una banda irrepetible.

 

 

 

    

Latest posts by Mariano Pareja (see all)