Alejandra Meco es Teresa en Acacias 38. “Me gustaría hacer de mala”

Alejandra Mecoen eresa Acacias 38

Alejandra Meco en el papel de Teresa en Acacias 38.

 

 

Brillante, guapa, tímida, 1,70 de altura, con aire de actriz francesa, Alejandra Meco es una de las revelaciones del año en el mundo de la interpretación con su papel de Teresa en la serie Acacia 38 que se emite por las tardes en TVE.

 

El trabajo hizo que sus padres dejaran Toledo para irse a vivir a Madrid y allí nació Alejandra hace 26 años. Pero a menudo se la ve por la capital regional donde viven su tíos y algunos de sus primos.

 

Dio clases de Danza, estudió en el Conservatorio Marienma, antes llamado El Real, habla Inglés, Francés e Italiano, vivió en Italia durante un tiempo,  y todo ello encaminado a ser un día actriz. Por si acaso también estudió Publicidad y Comunicación Audiovisual. Un recurso que a tenor del extraordinario trabajo que realiza en la serie no parece que vaya a necesitar.

 

 

AQUÍ: ¿Cómo conseguiste el papel de Teresa en Acacias 38? 

 

A.M: Había hecho dos episódicos, uno en la serie EL Caso y otro en AÍda, pero no había hecho nada más. Estaba haciendo teatro y algún corto y estaba estudiando un curso de interpretación con el objetivo de conocer a los directores de castings. Allí me vieron y a los dos días tenía la prueba y me cogieron.

 

 

AQUÍ: Para alguien que tenga también ilusión por ser actriz. Eso cómo es, ¿como unas oposiciones? o ya conocías gente que a su vez conocía a otra gente ¿te lo jugabas todo a unos minutos de prueba?

 

 

A.M: No hombre, no. Desde que entré en mi agencia de representación llevaba dos o tres años haciendo castings, lo que pasa es que resulta muy complicado. Competencia, mucha gente, pocas producciones por la crisis, yo había estudiado una carrera universitaria y llevaba mucho tiempo intentándolo y llegue a un momento que me dije ¿qué hago?, es mi sueño pero si no sale tendré que tirar por otro lado. Estaba planteándome otra serie de opciones que hubiera sido muy infeliz pero bueno. Entonces me llegó esta oportunidad y me devolvió otra vez la esperanza para ir otra vez a por todas.

 

 

Soy una persona tímida, me gusta pasar desapercibida y la discreción.

 

 

AQUÍ: Cuando fallaba lo de actriz, pensaste en dedicarte a la Publicidad.

 

 

A.M: Si, en parte me gusta, es un mundo muy creativo. También quería tirar por el tema audiovisual, dirigir y realizar anuncio, incluso me planteaba ser directora; pero claro eso es igual de difícil que lo que estoy haciendo ahora. Me atrae todo lo que sea creativo, no hubiera sido igual de feliz que haciendo lo que estoy haciendo ahora pero tienes que tratar de hacer lo que te gusta dentro de lo que puedes.

 

 

AQUÍ: ¿Es que tienes mucha voluntad? 

 

A.M: Estamos en una época muy difícil donde no hay trabajo y tienes que buscarte la vida; pero yo iba a poner todo de mi parte por decir yo lo he intentado y he luchado hasta el final, sobre todo estando preparada.

 

 

Tienes que tratar de hacer lo que te gusta, dentro de lo que puedes

 

 

AQUÍ: ¿Te gustan las telenovelas? 

 

A.M: Cuando era pequeña veía telenovelas, me acuerdo que seguía la de Rebelde Wai que estábamos toda la gente de mi edad enganchadísimos. Yo por el horario que tengo no podía ver telenovelas, porque es por la tarde; pero reconozco que una vez que las veo te enganchan (j aja ja).

 

AQUÍ: ¿Qué es lo que te gusta de tu personaje? 

 

A.M: Pues igual que se parece un poco a mi, que es muy determinada, y luego también que tiene muy buen fondo, esos objetivos que ella se marca son muy fuertes. No los lleva a cabo pero porque tiene muy buen corazón y entonces le pueden otras cosas. Es muy honesta, muy sensible con los niños, con todo lo que a ella le afecta y luego a la vez tiene mucho carácter.

 

 

AQUÍ: ¿Y lo qué no te gusta?.

 

 

A.M: Yo en su lugar tendría un poquito más de amor propio, creo. Si un hombre me hace daño, a ver es fácil decir esto, pero creo que no lo aguantaría.

 

 

AQUÍ: Quizá la época influye.

 

 

A.M: Claro y que una vez que ya estás con un hombre era mucho más difícil. No es como ahora que viene un novio, viene otro, viene tal, también hay que entenderlo.

 

 

AQUÍ: ¿Viene un novio y viene otro?

 

 

A.M: Eh! No, yo no soy así, yo por lo que veo (ja.ja). Antes, digo, tenías un novio y tenías que casarte con él, si no estaba muy mal visto. No había la oportunidad de si fallaba una historia buscar otra enseguida.

 

 

AQUÍ: ¿Te casarás con Mauro?

 

 

A.M:Ni yo lo se, a mi me encantaría. Yo sufro mucho leyendo los guiones. Esa pareja ya merece ser feliz, pero claro es un amor imposible y haber por donde tira. Espero que algún día estén casados y felices.

 

Esto no dura siempre, hay que estar preparado para que el fin no sea un drama.

 

 

AQUÍ: ¿Lo tienes claro con Cayetana? 

 

A.M: Es complicado, es mi amiga desde la infancia, como si fuéramos hermanas, y yo en parte no se todo lo que ella ha hecho malo, por mucho que me digan que ha asesinado yo no lo se, yo me creo la persona que estoy conociendo en ese momento que es una persona que me abre su corazón, que me abre las puertas de su casa, que me acoge cuando yo lo estoy pasando mal. Entonces por qué voy a pensar todo lo que la gente me cuenta si a mi me está dando su apoyo. Es la gran contradicción, yo la quiero mucho pero a la vez está mi pasado. ¿Qué pesa más?, ahí está la eterna duda (ja, ja))

 

 

AQUÍ: Te hubiera gustado vivir en esa época, aunque solo fuera una temporadita. 

 

A.M: Si, por qué no. Me encanta el vestuario, me gustan mucho las formas de esa época, la educación, el saber estar y todo eso; pero luego era un horror si lo piensas. El tema de la medicina, me imagino a esas mujeres pariendo en esa época y debía ser terrible, o la manera de curar enfermedades y especialmente las relacionadas con la mente donde utilizaban unos métodos que eran una barbaridad. Tenía sus cosas buenas, pero muchas malas.

 

 

AQUÍ: Uno se imagina a los actores con mucho desparpajo, tu te consideras tímida. ¿Cómo se compagina eso? 

 

A.M: La mayoría de los actores son tímidos, eso es una realidad. Es una forma de expresar que tu en la vida real no te permites, yo cuando soy Teresa no soy Alejandra. Ella puede hacer lo que su personaje le pida. A mi en la universidad me pasaba que tenía terror a hacer exposiciones y la gente me decía ¿por qué si tu eres actriz? Pues porque no soy un personaje, soy yo. Cuando actúas no te lo planteas, eres otra persona, no eres tu, entonces no cuesta.

 

AQUÍ:Y tu vida personal ¿ha cambiado mucho desde que has empezado la serie? 

 

A.M: Si, desde no tener tiempo para nada hasta cuidar más las cosas, mantener más las formas, cosas que harías cuando vas por la calle con tus amigas de locuras pues igual ya no las haces. No se, ahora eres un personaje público, no te puedes permitir ciertas cosas.

 

 

AQUÍ: A lo mejor si, hay gente que hace lo contrario para buscar publicidad. 

 

A.M: Como soy una persona tímida me gusta mucho pasar desapercibida y la discreción.

 

 

AQUÍ: ¿Y podrías hacer de mala?

 

A.M: Me encantaría (ja, ja) es lo más divertido interpretar a un malo. Bueno que todos los malos en el fondo tienen su parte buena.

 

 

AQUÍ: Me parece que en las series de televisión los malos son muy malos. 

 

A.M: Si, si, son muy extremados. Aunque bueno, ahora Cayetana no es tan mala, por ejemplo. Yo también he hecho muchas cosas malas, eso de que tan buena tan buena, habrá que ver. Cuando tu luchas por algo que a ti te toca, sacas un poco de maldad donde no hay. Y cuando he tenido que hacer esas cosas lo he disfrutado mucho.

 

 

AQUÍ: Esto te obliga a algunos sacrificios. Leí que el sol este verano nos ha podido tomarlo como te gustaría.

 

A.M: A ver, puedes ir a la playa pero con mucho cuidado, con mucha protección, con pamelones. Al ser de época y llevar vestidos que te cubren tanto tienes que tener cuidado sobre todo con la cara y las manos. No puedes privarte de tomar el sol, porque no es ni sano. No puedes ponerte demasiado morena, sobre todo porque hay el racord y no grabamos todas las secuencias en orden cronológico. Igual grabamos un capítulo y al día siguiente otro que sale antes y no puedes estar en uno blanca, en otro morena, sería un poco raro.

 

AQUÍ: ¿Puedes mantener bien el hilo de la historia con esos saltos en las grabaciones?. 

 

A.M: Al principio era mucha locura porque pasaban cosas muy fuertes y te decías en qué momento estoy, por qué hago esto; pero siempre hay una persona que se llama script que te aclara todas esas dudas y da continuidad. Se supone que tu lo tienes que saber; pero claro si tienes 11 secuencias al día es una locura, te limitas muchas veces a estudiarte el texto y a tirarte a la piscina. Pero bueno, tienes que imaginártelo si no has hecho aún la secuencia que antecede a la que estas grabando, inventártelo sobre todo.

 

 

AQUÍ: Y además de esos sacrificios de no tomar el sol, de ser discreta cuando vas con las amigas… 

 

A.M: Tampoco me enfrío, (ja, ja)

 

 

AQUÍ: Vale, un poco, pero ¿has tenido que hacer otros sacrificios más importantes? 

 

A.M: No ver tanto a mi familia, no ver tanto a mi pareja ni a mis amigos. Todo eso cambia. Lo que ocurre es que son gente que me quiere y me comprende y sabe que este es mi momento y que lo debo aprovechar.

 

 

AQUÍ: Hablando de aprovechar, ¿cómo ves saltar a la gran pantalla? 

 

A.M: Me encantaría, es un objetivo; pero tiempo al tiempo. Ahora mismo esta serie es una escuela, es mi primer trabajo, estoy aprendiendo cada día algo y cuando tenga que venir lo otro estar preparada y aprovecharlo.

 

 

AQUÍ: Has hecho teatro ¿te gusta? 

 

A.M:Lo echo mucho de menos, es otra historia. Mi serie es un ritmo frenético. Al día se graban 11 secuencias en cada plató, hay dos platós, hacemos un capítulo y medio cada día. El ritmo es una locura, no te da tiempo a investigar e incluso a disfrutarlo. El teatro te permite ver como está funcionando con el público en el momento lo que estás haciendo. Es muy agradecido el teatro, yo creo. Es un resultado inmediato, una conexión con el público que no se vive en este tipo de formatos que el trabajo se emite a los dos meses.

 

 

AQUÍ: Volviendo a la serie ¿hasta cuando? 

 

A.M: Sabes cuando entras; pero no cuando sales. Cada tres meses nos llaman a una reunión donde te adelantan lo que va a pasar y allí vamos todos sudando diciendo ¡por favor, por favor, que no sea yo!. Forma parte de las telenovelas, de las series diarias, hay que renovar. Nosotros decimos que es como juego de tronos, hay muertes siempre. Entras sabiendo que no estarás eternamente, que en algún momento te tocará irte y hay que estar preparado para que no sea un drama, aprovechar lo que ha sido, estar muy agradecido y cuando tenga que venir el momento pues ya está, a otra cosa.

 

 

Alejandra Meco en la plaza de Quevedo de Madrid. Foto: Gómez Herruz

Alejandra Meco en la plaza de Quevedo de Madrid. Foto: Gómez Herruz

 

Una película: Deseando amar

 

 

Un libro: La isla de Alice

 

 

Un actor: Fassbender me gusta mucho

 

 

Una actriz: Marion Cotillard. Soy una aficionada del cine francés. Amelie es mi segunda película preferida.

 

 

Un grupo musical: Soy muy aficionada a la música, es difícil, The Black Keys es uno de ellos.

 

 

Un equipo de fútbol: Era futbolera antes; pero estoy un poco peleada. Creo que se le dedica mucha atención y poco a la cultura.

 

 

Un programa de la tele: No veo mucho la tele, si te digo la verdad.

 

 

Un sitio para viajar: Me gustaría ir a Costa Rica y a Japón

 

 

Un color: El rojo

 

 

¿Juegas a la Play?.  Nunca me han gustado los videojuegos.

 

 

¿Buscas Pokemons?. No, publiqué una foto en instagram que todo el mundo se piensa que es mía, pero es del maquillador que había encontrado un pokemon encima de mi e hizo la foto. Esta moda de los pokemons no la entiendo, ha llegado a la locura.

 

 

Te gusta madrugar: No, lo odio. Soy completamente nocturna; pero la mayoría de los días me levanto a las seis menos veinte o así.

 

 

Cerveza, vino o cocacola: No tomo cocacola y depende del momento. Me gusta mucho más el vino; pero por la tarde una cervecita bien fresquita entra muy bien.

 

 

¿Vas al gimnasio?: Iba pero no tengo tiempo Nunca me ha gustado, pero siendo bailarina tenía que hacerlo. Hecho de menos sentirme que estoy en forma. Correr me ha encantado, aunque ahora es impensable. Con lo cansada que estoy solo me apetece acabar antes y dormirme.

 

 

¿Cuidas mucho las comidas?: Me gusta mucho comer, para mi es el mayor placer; pero me cuido mucho. Como de todo, pero me gusta la comida ecológica.

 

 

¿Has visto la exposición de El Bosco?: Jo! Quiero verla y tengo que ir ya. Me encanta, por cierto, El Bosco.

 

 

Faceboock, twitter, whatsapp o instagram: Realmente whatsapp so un poco desastre porque lo miro y no lo miro, si por mi fuera no lo miraría, twitter apenas lo uso, aunque es importante; lo que veo más necesario hoy es instagram. Con una imagen puedes dejar un mensaje muy claro y tiene mucha actividad, todo el mundo está ahí.