Ajuste de cuentas a Nacho Villa

Los 4 años que Nacho Villa estuvo al frente RTVCLM fueron polémicos por las reiteradas acusaciones de manipulación a favor del gobierno de Cospedal y del PP. Ahora también lo son por las remuneraciones de los directivos y de algunos periodistas y por los elevados gastos sin justificar, principalmente del propio Nacho Villa, según se desprende de una auditoría realizada por encargo de la actual directora, Carmen Amores, y a la que la revista AQUÍ ha tenido acceso.

Nacho Villa jurando el cargo de director de RTVCLM en presencia de Cospedal, Vicente Tirado, Jesús Labrador y Leandro Esteban.

Nacho Villa jurando el cargo de director de RTVCLM en presencia de Cospedal, Vicente Tirado, Jesús Labrador y Leandro Esteban.

El actual equipo directivo del Ente Radiotelevisión de Castilla-La Mancha solicitó la auditoría al considerar que los anteriores dirigentes no habían realizado un traspaso ordenado de funciones, ni una rendición de cuentas de las sociedades que forman parte de éste. El asunto venía porque al hacerse cargo de la dirección, prácticamente el presupuesto estaba gastado y el gobierno regional debió prestar dos millones de euros a RTVCLM para hacer frente a los gastos de personal.

 

La auditoría encargada se acordó que se realizara en el plazo máximo de tres meses y con un coste de 18.900 euros. En primer lugar los auditores analizaron los gastos del anterior director general, Nacho Villa, detectando que no existe documento alguno de justificación de 507 apuntes contables que suman un total de 34.771.60 euros. En total un 24% de apuntes sin justificar y un 19% del dinero gastado. Para los auditores “estas irregularidades pueden dar lugar a posibles ilegalidades”.

 

Entre los apuntes que sí se aportaron por Nacho Villa a cada partida de gasto, muchos de los justificantes, consideran los auditores, no son los adecuados. Estos sumarían otros 985 apuntes y un importe total de 85.011,99 euros. Lo que hace un 47% de apuntes y un 46% del importe económico mal justificados a añadir a los anteriores sin justificar. Las razones para no admitir como buenos esos justificantes son variadas. 68 de ellos se emitieron por personas o entidades que no es la RTVCM. Son facturas giradas a personas físicas u otras entidades. En diversos apuntes el destinatario de los servicios prestados es el propio Nacho Villa, lo que sugiere a los auditores que se trataban de gastos particulares. Incluso los hay facturados a la Presidencia de las Cortes y que por tanto debía de haber pagado esta institución.

 

Otros documentos justificativos eran “un pedido”, “tiques” o “facturas proforma” o no contenían el CIF. En total 1.130 apuntas contables de gasto que suman 140.446,58 euros han encontrado los auditores indebidamente justificados de la cuenta del ex director general, Nacho Villa. Un 76% del gasto. De esta cantidad los auditores han extraído 124.793,32 euros que consideran gastos “no razonables”. Son, señalan, “gastos realizados en conceptos claramente particulares, o difícilmente justificables relacionados con la gestión normal y corriente de la entidad (gastos excesivos en marcas suntuarias (Luouise Vuitton), alimentos exclusivos y caros como carne de Kobe y langosta, relojería, puros, vino de alto nivel, champañas y cavas, licores espirituosos de precios elevados y con asidua frecuencia, etc)”.

 

Los auditores detectan importes por encima de la media razonable para gastos de representación en un ámbito público. Aun considerado como razonable una media de 40 euros por comensal para gastos en restaurantes. Y que en ninguno de los gastos revisados existe documentación justificativa que cumpla con la normativa interna. Cuando a pesar de ello existe alguna documentación justificativa, han apreciado que al menos en 143 facturas se superan esos 40 euros por comensal y que todas ellas suman un gasto en restaurantes de 17.620,49 euros. Hay más, sin embargo, y los auditores han encontrado 278 apuntes de gasto en copas de vinos caros, alcoholes de alto nivel, cavas y champañas, que ascienden a 6.136,35 euros. Además hay que sumar gastos de pernoctación en paradores y hoteles que entienden no se justifican con personas o asuntos relacionados con la actividad de la entidad. Incluso detectaron gastos de varias habitaciones en una misma noche sin ningún tipo de justificación.

 

Como tampoco la han encontrado a una serie de retiradas de efectivo con la tarjeta de la cuenta del Ente de uso de Nacho Villa por valor de 2.706,30 euros. Los auditores se muestran demoledores en su resumen sobre el uso de la cuenta exclusiva del Ente para Nacho Villa. Consideran que los servicios jurídicos deberían estudiar la calificación de estos hechos como ilegalidades. Y dicen en su escrito que esta “falta de diligencia” en la gestión administrativa correspondiente “no se pueden asimilar a descuidos o circunstancias puntuales, sino a una conducta o pauta de actuación consciente y continuada en el tiempo”. GASTOS EN TAXIS El enorme gasto en taxis por parte de RTVCLM durante los años de Nacho Villa también fue analizado por los auditores que concluyeron que se habían realizado 11.967 servicios con un coste total de 152.727,42 euros. De estos, 3.064 servicios que suman un importe de 39.351.07 euros no están justificados con su tique correspondiente.

 

Tres personas acumulan el 67%, o lo que es lo mismo, 26.301,47 euros de los servicios no justificados. Ignacio Villa justificó un 28 %, Yolanda Guirado, subdirectora de informativos de la época, famosa por su remedo de cómo podría haberse infectado de Ébola la enfermera Teresa Romero en el programa “No nos moverán” que presentaba, justificó un 6% y Victoria Vigón tan solo un 1%. Esta última era directora de informativos y fue denunciada por la inspección de trabajo por trato indigno hacia sus compañeros. En total Victoria Vigón dejó de justificar por este concepto 13.975,80 euros, Yolanda Guirado 7.453 euros y Nacho Villa 4.872,67 euros. Es de señalar que RTVCLM cuenta con una flota de turismos y conductores en su plantilla.

 

SUPERCONTRATOS

 

Aunque la Ley de creación del Ente otorga al Consejo de Administración del mismo la atribución de aprobar las plantillas y el régimen retributivo del personal, durante los años de Villa no existió acuerdo alguno del Consejo de Administración en este sentido. Sin embargo, en ese periodo, se contrató personal bajo diferentes modalidades. Entre ellos a diversos directivos sobre los que no constan los criterios de profesionalidad con los que se les eligió. La auditoría avisa de que 19 contratos de colaboradores suscritos como no laborales y sobre los que no se había realizado ningún proceso de selección, pudieran ser objeto de reclamación ante los tribunales por encubrir en realidad una relación laboral. Entre estos contratos figuran el firmado con IDEALAND y con Rubén Martín Martos Pérez. El primero firmado por Ana María Pérez Pierna en representación de la empresa y que, curiosamente, especificaba que los trabajos debían de realizarse “a través de Ana María Pérez Pierna”. El objeto era prestar “sus servicios profesionales en la redacción, producción, edición y envío de noticias relacionadas con Asia”. Estableciéndose Honk Kong como el lugar principal para la prestación de tales servicios.

 

Según el contrato, Pérez Pierna debería recibir 10.000 euros mensuales por la corresponsalía de la televisión (CMT) y 2.000 euros por la de la radio (RCM). En total 144.000 euros anuales para hablar de Asía. Posteriormente se procedió a resolver el contrato y a firmar uno nuevo para el mismo cometido con la misma Pérez Pierna, pero en este caso laboral y con carácter indefinido, como “adjunta a la dirección de informativos” . En esta ocasión el salario era de 60.000 euros anuales más un plus de 15.000 euros al año. La auditoría resalta otros contratos de corresponsalías como la de Francisco Barón para Centroamérica y América del Sur cuyo coste era tres veces menor, 4.000 euros mensuales; la de Alberto Fernández, corresponsal en Bruselas para la Unión Europea, que cobraba 4.500 euros mensuales y la de Belén Chiloeches Polo que sí cobraba lo mismo que Pérez Pierna, pero cuyo contrato se rescindió el 30 de junio de 2012. Hay que señalar que el trabajo de corresponsal no estaba previsto en la plantilla estructural de RCTM.

 

Con todo aún hubo una serie de contratos más disparatados, por su montante económico, en una región que estaba sometida a una política de austeridad rigurosísima en los servicios públicos. Los que se firmaron con Rubén Martín Martos Pérez, periodista que provenía de la Cadena Cope, como el propio Nacho Villa. El primero fue el firmado el 1 de septiembre de 2011, de carácter “estrictamente civil”, para “colaboración en el área de deportes” en el que se especificaba que Rubén Martín dispondría de los medios técnicos, informáticos y ofimáticos de la TCM. La retribución mensual acordada fue de 12.000 euros. El 31 de julio de 2012 vencía y un día después entraba en vigor otro contrato, pactado al margen de la legislación laboral, con duración hasta el 31 de julio de 2013, en el que se convino una cantidad fija en esta ocasión de solo 1.500 euros mensuales. Un espejismo puesto que al término del mismo se acordó abonar a Rubén Martín “la cantidad de 6.500 euros más IVA mensuales desde el 1 de agosto de 2012 al 31 de julio de 2013”. Con lo que en realidad se le estuvo pagando 8.000 euros mensuales. Eso sí, en diferido. El 1 de agosto de 2013 volvía a firmarse un nuevo contrato en materia de información deportiva por el que Rubén Martín obtenía un fijo de 6.500 euros mensuales más IVA y otros 1.500 euros mensuales más IVA “siempre que el espacio deportivo La Cancha a mediodía supere la media mensual de la Cadena”. Cosa por demás sencilla. Tan es así que un año después se volvió a renovar; pero con 3.500 euros fijos mensuales y 4.500 euros mensuales si se superaba la media de la Cadena. En realidad los mismos 8.000 euros más el IVA.

 

Los auditores concluyen expresamente, sobre los contratos firmados con Ana María Pérez Piernas y con Rubén Martín, que “tales retribuciones no encuentran justificación alguna, máxime cuando el III Convenio Colectivo, firmado en agosto de 2012, incluyó importantes recortes salariales para los trabajadores”. Además esos puestos de trabajo “no figuraban en la plantilla estructural del Ente”. Los auditores dan cuenta en su informe de una serie de contratos, de los que en su día el Comité de Empresa llamaba “redacción paralela”, con unas remuneraciones que alcanzaban los 49.999,98 euros anuales. Especialmente llamativo es el firmado el 20 de marzo de 2012 con Francisco Blanco Argibay y de las Heras, con categoría de redactor, a quien se contrató, en este caso por 59.999 euros anuales para hacer el seguimiento informativo de la entonces presidenta Cospedal.

 

En cuanto a los contratos de alta dirección en la auditoría, a la que ha tenido acceso esta revista, analiza a siete trabajadores. En todos se aprecia que no figura que la relación jurídica sea la especial de alta dirección a pesar de tener todos por objeto trabajos de relevancia en el seno del Ente. Esto es importante a la hora de las indemnizaciones por despido, menores a igual sueldo en el caso de alta dirección. La remuneración acordada oscilaba entre los 70.000 euros que, por ejemplo, percibía el director de Radio Castilla-La Mancha, Guillermo Vila, o el Director de Recursos Humanos, Fernando Arana, y los 110.000 del Director Financiero y de Recursos, Ramón Villaverde. Otros directivos, como el posterior director financiero de RTCLM, Luis Vicens del Rio, o la citada directora adjunta de Informativos, Victoria Vigón, tenían un retribución de 90.270 euros.

 

También fueron analizados otros contratos por si debían ser sometidos al régimen especial de artistas, un contrato de 40.000 y dos de 50.000 euros al año, que al igual que los de alta dirección facilitarían una indemnización menor por despido. Los auditores aprecian que el trabajo que realizaban era más bien periodístico y no como artistas. La conclusión de la auditoría es que han existido “bastantes irregularidades en la contratación de trabajadores”. Igualmente, dice, “en muchos casos se ha observado la existencia de retribuciones excesivamente cuantiosas, máxime cuando mediante el III Convenio Colectivo se redujeron los salarios previstos en este texto”.

 

Tampoco a la hora de analizar la facturación publicitaria, especialmente en la gestión de cobros e impagados, y las mermas de los derechos de emisión, ha tenido la gestión de Nacho Villa al frente de la RTVCLM palabras favorables en la auditoría. Los auditores concluyen su informe diciendo sobre la gestión administrativa del Ente que “no han sido diligentes por cuanto se han incumplido las normativas mercantiles, fiscales, contables y laborales, así como las internas aprobadas por los órganos de dirección de las entidades, habiéndose producido de esta manera irregularidades continuadas durante todo el periodo analizado, lo que podría derivar en posibles responsabilidades”.