A ContraVerso

La banda toledana lanza su segundo disco, ‘Punto sin retorno’, con su esencia rockera salpicada de nuevos matices.

A-ContraVerso

 

En La Pasarela, un recinto de locales de ensayo de Toledo, A ContraVerso ultima los detalles para lanzar ‘Punto sin retorno’. Es el segundo disco de esta banda toledana que dos amigos de La Puebla de Montalbán, José Sánchez de la Rosa e Iván Moraleda, pusieron en marcha en el garaje de la casa del segundo en el verano de 2009. Alberto Gavin se incorporó unos años después, cuando grababan un primer disco de 11 canciones, ‘Allí donde nadie escucha’. Miguel González está en la banda desde 2013.

 

El 30 de enero en la sala La Nuit, en Toledo, ofrecen un adelanto de este segundo disco de 14 canciones que en febrero van a presentar oficialmente en Madrid. “Allí es donde más hemos tocado y donde nos conoce más gente”, explica Alberto. Iván insiste: “Madrid es el núcleo del éxito, si consigues hacerte con Madrid, ya tienes parte del camino hecho”.

 

AQUÍ: Con Madrid ya os hicisteis en 2013, cuando llenásteis la sala Jimmy Jazz.

 

JS: Fue la leche aquel concierto, en Vallecas. Se quedó gente sin entrar.

 

¿Y cómo fue lo de tocar ante 20.000 personas el pasado octubre en Zaragoza, durante las fiestas del Pilar?

 

 

J.S: Fue una experiencia bestial, el colofón del final de gira del primer disco, además tocando con Rosendo y Mclan. Habíamos estado muchísimo tiempo trabajando duro para llegar a eso y fue impresionante ver a tanta gente que estaba contigo, que lo daba contigo todo. Decías: así se siente Fito todos los días.

 

I.M: Las primeras canciones ibas con los ojos cerrados, luego ya los abres y ves a la gente bailando y dices vamos a seguir, que a lo mejor no duramos ni lo que Ramoncín en el Viñarock. Piensas, si estamos aquí es por algo y tenemos que transmitir todo lo que llevamos encima. Luego nos dijo el organizador que Rosendo había preguntado por nosotros porque le habíamos gustado, pero no pudimos hablar con él.

 

 Estabais allí porque habíais ganado el Concurso nacional Interpeñas de Zaragoza, tras pasar tres eliminatorias. Y no fue vuestro único premio.

 

A.G: El año pasado también ganamos el RutaRock en Valencia de Alcántara. Allí tocamos con Def con Dos, con Kaxta y otros grupos. Y en el ChooRock de Ciudad Real quedamos a muy pocos votos de los primeros, que eran de allí. Nuestra idea es no volver a participar en más concursos en los que el ganador se decide por aclamación, como en ese; solo en los que haya un jurado con un criterio.

 

I.M: 2015 nos dio la oportunidad de conocer a auténticos colosos del rock, de tomarnos una copa tan tranquilos con gente a la que yo idolatraba hace 4 días. Eso es precioso, estar ahí tratando de tú a tú a alguien que tanto admiras, te produce una satisfacción enorme.

 

¿Qué nos vamos a encontrar en Punto sin retorno, el nuevo disco?

 

JS: Es un cambio total con respecto al primer disco. Mantiene la esencia de A ContraVerso, mi voz sigue siendo mi voz y el rock sigue ahí latente, pero se nota que hemos avanzado musicalmente, hemos abierto más las canciones: una más londinense, otra rock, otra con un toque de swing, una balada…

 

¿Qué aporta cada uno a la banda?

 

J.S: Alberto es un loco de la música, le gusta muchísimo y siempre está buscando y Miguel aporta un montón de ideas, de innovaciones y es el más implicado buscando conciertos, moviéndose y hablando con todo el mundo porque esto no es solo trabajar aquí dentro, hay que trabajar mucho fuera. Iván y y yo normalmente escribimos las canciones (en este disco Miguel y Alberto también han escrito una cada uno). Cuando empezamos a trabajarlas entre todos, ya en eléctrico, empiezan a brotar las ideas de las cabecitas de esta gente y empiezan a transformarse, a quedar todo muy bonito.

 

M.G: En el local ponemos todo en común, las partes instrumentales. Y eso se nota bastante porque oyes otros grupos y les falta ese ambiente de local, lo tienen todo tan bien pensado que les falta esa esencia. En el nuestro cada uno aporta un enfoque distinto.

 

A.G: Yo he estado en otros grupos antes y suele ser: esta es mi canción y no admito cambios. Y aquí, al margen de las letras que son suyas porque ellos son los que escriben bien, musicalmente ya no sé qué parte es de quien porque los arreglos los hacemos entre todos y la idea se transforma y crece.

 

¿Y cómo se consigue esa cohesión, ese grado de entendimiento?

 

M.G: Yo creo que se trata de tomarse las cosas en serio y no tomar el pelo a nadie. En los grupos suele haber gente que no se implica, que no viene a los ensayos o uno que se crece y empiezan las luchas de egos. Así es como empiezan los problemas. Aquí todos somos iguales, queremos que esto salga adelante y trabajamos para conseguirlo.

 

¿Qué esperáis de este disco?

 

I.M: Que se haga un poco justicia a todo el sacrificio que llevamos haciendo desde hace muchos años y que por fin tengamos un reconocimiento más notorio. Este disco lo hemos trabajado muchísimo. Yo creo que vamos a aportar un estilo musical diferente, que hemos ido un poco más allá.

 

Para grabarlo habéis contado con otros músicos a quienes los cuatro ya admiráis. ¿Cómo lo habéis conseguido?

 

J.S: A Poncho K, que ensaya por aquí, le contamos que íbamos a sacar un disco que iba a ser un cañón y queríamos que estuviera.

 

I.M: Estamos muy satisfechos de haberle gustado y que se comprometiera a hacer la grabación. En el último directo de él en Madrid conocimos a Carlos Chaouen, que tocaba esa noche con él. Nos dijimos: que le tenemos al lado, vamos a hablar con él a ver si sale. Pensamos que iba de broma cuando nos dijo que le pasáramos la canción y ya veríamos, pero también le gustó y fuimos para adelante. Es un lujazo porque para mí es uno de los grandísimos escritores de este país y más infravalorados.

 

M.G: A Kutxi Romero (Marea) me lo encontré en otro concierto, se lo conté y también me dijo que le pasara una grabación y que colaboraría si le gustaba.

 

portada-a-contraverso

Estáis preparando vuestro primer videoclip. ¿Cómo será?

 

J.S: Eso es muy gordo. Va a ser una historia en sí, del single Vientos de Cambio, una crítica a la política actual, a la forma de hacer las cosas y un llamamiento a la reflexión.

 

I.M: Y vamos a ir un poquito más allá, vamos a culpar al pueblo del exceso de tolerancia que está teniendo ante lo que está ocurriendo.

 

A.G: Lo estamos haciendo con Remmant Light Studios, unos chicos que están empezando, pero que son muy creativos y muy profesionales. Va a haber hasta explosiones, fuegos artificiales… Y nos hace falta barullo así que están todos invitados a venir y participar en el rodaje, que será en Toledo a finales de enero.

 

Habéis invertido en producir y promocionar vuestro disco. J.S: Es que no apuestan por ti. Ahora tienes que mover a 2.000 personas para que empiecen a hacerlo, antes apostaban para que pudieras llegar a moverlas. Te hacían un buen disco, una buena producción. Esa oportunidad está ahora perdida.

 

A.G: Para lo bueno y para lo malo lo hemos hecho todo nosotros, como hemos querido, gastándonos lo que no tenemos y estamos muy contentos de cómo ha quedado. Siendo como somos y la dinámica que tiene el grupo no lo veo muy claro de otra forma.

 

I.M: Tenemos las ideas claras y no nos dejamos manipular por nadie. No queremos que nos vean como un producto a explotar. Nosotros no vamos a permitir nunca que nos metan mano en ese sentido.

 

Tenéis vuestra música en Spotify y otras plataformas, en vuestro canal de Youtube, vuestra web, las redes… ¿Qué os funciona mejor para promocionaros?

 

M.G: Yo creo que lo más importante son las redes sociales, el boca a boca, el compartirlo para que llegue a más gente y engancharla para que luego vayan a Spotify. J.S: Ahora mismo Facebook es donde más nos movemos y hacemos todo, donde más nos sigue la gente, pero Spotify es una oportunidad muy grande. Hay otra manera distinta de consumir música. Cuando era pequeño mi padre se iba todos los meses a Madrid, se ponía los cascos en la tienda y se traía dos o tres discos. Ahora escuchas la música gratis en Internet y te llega tanto que también es complicado escucharlo todo. Le das 10 segundos, si no te gusta en ese tiempo, lo quitas y te vas a otra.

 

AG: Cambia todo tan rápido que muchas veces no sabes que priorizar, te superan los cambios. Cuando quieres darte cuenta lo último ya se ha quedado anticuado. Ahora parece que más que Youtube, todo lo de la música va a ir hacia Bebo. Tienes que estar en todos los sitios donde se te pueda escuchar.

 

En vuestra web ofrecéis descargas gratuitas pero pedís una donación para compensar vuestro trabajo. ¿La gente responde?

 

J.S: Una vez nos dieron 3 pavos.

 

A.G: El mundo está así. Nosotros apostamos por las descargas gratuitas y la venta del disco físico para quien lo quiera tener. Lo principal es que te escuchen, la difusión, que es lo más difícil. Las ventas del disco ya no son importantes, en realidad nunca lo han sido para los artistas que se llevan un porcentaje muy pequeño de las discográficas.

 

Empezáis ahora nueva gira. ¿Qué es lo más complicado?

 

J.S: Para nosotros que queremos ser un grupo que se mueva es el tema salas y la programación. Las salas, muchas con pésimas condiciones, o no te contestan o te dan largas o tienes que pagar por tocar. Y para que te compense tienes que estar cuadrando fechas con otros grupos.

AG: Lo de pagar para tocar en un local a mí me parece indecente e inmoral.

 

I.M: Este es un oficio como cualquier otro, que no hace cosas tangibles, sino que transmite sentimientos. En todas las ciudades debería haber un espacio donde todo el mundo pudiera expresar su arte, de forma gratuita, ya sea música o pintura o poesía.

 

 

 LOS CHICOS DE A CONTRAVERSO

 

José Sánchez de la Rosa 

A Roa, la voz y la guitarra del grupo, autor de parte de las canciones, la pasión por el rock le viene de un padre melómano al que siempre ha visto escuchar y comprar toda clase de música. “Ha sido una gran influencia”. Empezó a tocar la guitarra a los 7 años y a los 14, cuando su primo le regaló una “me volví loco”. Un año después montó en La Puebla de Montalbán su primera banda, Antihéroes. Ahora vive en Toledo y trabaja como teleoperador.

 

Alberto Gavin de la Mata

“Escuché El duende del parque, de Extremoduro, y me fui a comprar una guitarra”. Así empezó Janfri en la música. Tenía 13 años. . A ContraVerso es su tercer grupo. Primero estuvo en uno de versiones y luego en otro de metal. Vive en Fuenlabrada y trabaja como mensajero.

 

Iván Moraleda Martín

Wiwi, es el batería y también escribe las canciones de la banda. Escribe desde que era un adolescente, desde antes de empezar a tocar con 15 años, desde que comenzó a apasionarse por el rock escuchándolo en el parque de La Puebla de Montalbán, su pueblo. Ahora vive en Talavera y estudia allí Educación Social.

 

Miguel González Roldán

A los demás les sorprende que no tenga mote, pero no lo tiene, insiste él entre carcajadas. Es el pequeño de la familia y siempre se recuerda escuchando a Platero o a Extremoduro con sus hermanos, así que era luego el que lo sabía casi todo de música entre los amigos. Y sigue sabiéndolo. A los 14 montó su primer grupo, luego dio conciertos por toda España con Surko durante 9 años y con ellos grabó 3 discos. De ahí pasó a Sinaia. Ahora toca el bajo en A ContraVerso. Es diseñador gráfico y vive en Vallecas.

 

Esta entrevista se realizó el pasado mes de enero (publicada en el número 15). En febrero Garridorock Radio y manerasdevivir.com, la emisora y portal online referencia del rock and roll en España les eligieron como el grupo revelación del 2015 de este estilo musical. Desde entonces no han parado de tocar y también hemos podido verles varias veces en Toledo.

Seguir leyendo… »

Últimas publicaciones de Pilar Palop (Ver todas)