Nueva ley para proteger a todos los animales: hasta 60.000 euros por maltrato

3 de agosto de 2020.

 

Imagen de la Semana Verde celebrada el año pasado en Villafranca y que este año el covid ha obligado a suspender.

 

Por fin los animales son considerados como seres «sintientes» (sensibles) y no como cosas por ley en Castilla La Mancha, (como contemplaba la ley de 1990 que hasta ahora estaba en vigor y que aún mantenía en pesetas las sanciones). Las Cortes de Castilla La Mancha, con el voto favorable del PSOE y de CC y la abstención del PP ha aprobado el proyecto de la nueva la Ley de Bienestar, Proyecto y Defensa de los Animales.

 

Esta nueva normativa protege y defiende a todos los animales (no solo a los domésticos) quedando excluidos de su aplicación únicamente los animales que tienen una regulación concreta de su protección y por lo tanto se asegura y garantiza su bienestar, como son los animales de producción, las especies de fauna silvestre, exóticas invasoras o aves de cetrería.

 

Entre las prohibiciones generales destacan el maltrato, abandono, la práctica de mutilaciones con fines exclusivamente estéticos, el sacrificio o matanza de los animales sin reunir las garantías previstas en esta ley, el mantenimiento permanentemente atados o encadenados de los animales, la donación de los animales con fines publicitarios o como premio, la recompensa o regalo por otras adquisiciones de naturaleza distinta a la propia adquisición onerosa de animales, la organización y participación de peleas entre animales y el empleo de especies pertenecientes a la fauna silvestre y salvaje en circos.

 

El objetivo es lograr el sacrificio cero en especial en establecimientos que alojan animales y el establecimiento de la figura de la eutanasia de animales, que será como norma general prescrita y realizada por un veterinario de manera rápida e indolora. Asimismo, se introduce la regulación y control de los sacrificios en los centros de mantenimiento, fomento, cría y venta de animales.

 

Se prohibe la organización y participación en cualquier forma de peleas organizadas de perros, de gallos o de cualquier animal entre sí, con ejemplares de otra especie o con personas, y la existencia de animales pertenecientes a la fauna silvestre y salvaje en circos. Asimismo, no podrán contarse con animales atados en las atracciones de feria, ni producirse mutilaciones estéticas, como el corte de orejas o rabos, ni exponerse en escaparates.

 

La ley amplía las sanciones, entre un mínimo de 300 euros y un máximo de 60.000 euros. En la anterior ley oscilaban entre las 1.000 pesetas (6 euros) y el millón (6.000 euros).

 

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha dicho durante el debate que esta “ley moderna” convertirá a Castilla-La Mancha en un “referente para evitar situaciones de maltrato a los animales, reforzar el respeto hacia los mismos y a dotar de un régimen sancionador actualizado. Nuestra sociedad hoy será más humana protegiendo mejor a los otros seres vivos que comparten la vida con nosotros”

 

La ley establece además un único Registro gestionado por el Consejo de Colegios Profesionales de Veterinarios de Castilla-La Mancha, bajo las directrices de la Dirección General de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural con competencias en materia de identificación y registro de animales, al que tendrán acceso las administraciones con competencias en el ámbito de aplicación de esta ley.

 

Se regulan también los núcleos zoológicos, que introduce como novedad la obligación de la formación del personal que trabaje con animales.  Y establece normas sobre divulgación, información y educación en materia de protección animal.

 

Además, se introduce también la creación del Consejo Asesor de Bienestar y Protección de los Animales como órgano colegiado de participación, consulta, información y asesoramiento sobre aspectos de interés y relacionados con el bienestar y la protección de los animales.

 

La votación

 

Los diputados del Partido Socialista y de Ciudadanos han dado su aprobación a este proyecto de ley, ante el que los parlamentarios del PP se han abstenido. Consideran que supondrá más carga para los ayuntamientos porque «deberán asumir la responsabilidad y gastos de la recogida y eliminación de animales muertos, así como de la captura y acogida de los abandonados o perdidos, mientras la Junta se lava las manos».

 

Emilio Bravo, el portavoz, considera que “este proyecto de ley se debía haber dejado sobre la mesa hasta tener un nuevo dictamen del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha”, al haber en el mismo un voto particular en contra argumentado que la limitación a los particulares para vender animales supondría una vulneración Código Civil y la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado.

 

En

consideran que la comunidad está de enhorabuena con esta ley, ellos sí creen que la protección de los animales debe estar en manos de los Ayuntamientos, aunque sí piden dotarles de más medios para asumir estas competencias.