3 TAMBORRADAS QUE YA SON PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Las de la Semana Santa de Hellín, de Tobarra y Agramón. Estas tres albaceteñas y otras 19 de Aragón, Valencia, Murcia y Andalucía fueron declaradas por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad el 28 de noviembre del año pasado. Así son los golpes de tambor, de miles de tambores a la vez, en las tamborradas de Castilla La Mancha.

 

Los tamborileros de Hellín llevan pañuelo rojo. 20.000 personas llegan a tocar a la vez durante la Procesión del Encuentro. FOTOS (reportaje y sumario) cedidas por MANUEL BOLUDA y RAFAEL MILLÁN.

 

Conmueve, emociona y llega casi a abrumar el toque seco, el ritmo pausado y repetitivo y los redobles de miles y miles de tambores sonando a la vez, a veces rompiendo un silencio absoluto, como ocurre en Hellín durante la procesión del Encuentro (este año el domingo 21 de abril, 11h), cuando 20.000 tamborileros rompen ese sigilo momentáneo como señal de júbilo por la Resurrección.

 

Es la última de las cuatro tamborradas de este pueblo albaceteño (30.300 habitantes), con una Semana Santa declarada de interés turístico internacional y a la que todos los años vuelven, como si fuera una cita inexcusable, la mayoría de los hellineros que viven fuera, cuentan allí; más miles de visitantes que desde hace meses han ocupado sus casi mil plazas hoteleras, confirman en la oficina de turismo.

 

LA TAMBORRADA MÁS LARGA SE DESARROLLA EN TOBARRA: 104 HORAS ININTERRUMPIDAS ENTRE LAS 4 DE LA TARDE DEL MIÉRCOLES SANTO A LAS 12 DE LA NOCHE DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN

 

La primera tamborrada de Hellín tiene lugar el Viernes de Dolores y es infantil, con cientos de niños que desde sus colegios parten para encontrarse en el centro del pueblo (12 de abril, 17h). A medianoche, los mayores comienzan a tocar sus tambores subiendo al Calvario.

 

El Miércoles Santo (17 de abril), a partir de las tres de la tarde comienza la primera que se realiza con la vestimenta oficial (túnica negra y pañuelo rojo o negro para todos los tamborileros) y una de las más multitudinarias y sobrecogedoras. Termina al finalizar la procesión de la Oración en el Huerto. La más larga comienza al acabar la procesión del Silencio, a medianoche del Jueves Santo (18 de abril) y finaliza la tarde del día siguiente, tras la bajada del Calvario. Y la última comienza a medianoche del Sábado de Gloria (día 20) y termina a la mañana siguiente con la procesión del Encuentro.

 

Los tamborileros se organizan en Hellín en peñas o se suman de forma individual a las tamborradas, que van siempre delante de las procesiones. Y sorprende el respeto a las normas y a los tiempos que marcan la asociación de peñas y la de cofradías de 20.000 tamborileros que casi espontáneamente se suman a esta manifestación. Por cierto, de origen pagano y no tan remota, porque los historiadores parecen concluir en los últimos años que estas tamborradas tienen su origen en 1876, cuando los vecinos salieron a las calles con su tambor para celebrar el final de la última guerra carlista que coincidió ese año con la Semana Santa. El año siguiente los tambores volvieron a hacerse sonar durante la celebración religiosa, y el siguiente y el siguiente hasta hoy.

 

Seguir leyendo...